Dolores de espalda

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

16 de octubre de 2012


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Ganar un torneo amateur de golf puede ser muy emocionante, pero José Álvarez (42) simplemente desea poder hacer su swing sin sentir dolor. Sin embargo, el dolor en la parte inferior de la espalda ha afectado su juego.

Afectada con una dolorosa hernia discal, que desarrolló con el paso de los años debido a un accidente automovilístico, la columna de Álvarez ha sido manipulada, masajeada y pinchada en diferentes clínicas. Buscando alivio para el dolor llegó finalmente al Neuroscience Center de Baptist Health,donde asistió a un seminario sobre dolor de espalda a finales de mayo.

El programa contó con presentaciones de un equipo multidisciplinario de especialistas en dolor, neurocirujanos, fisioterapeutas y fisiatras (médicos especializados en rehabilitación) del centro. El equipo trabaja en conjunto para atender trastornos de la espalda y desarrollar programas de tratamiento del dolor. Son noticias alentadoras para Álvarez,que tiene planes de asistir al centro para recibir terapia física y participar en uno de esos programas.

“Estoy buscando alternativas para mejorar pronto”, dice.

No es el único. Ocho de cada 10 estadounidenses experimentan dolor de espalda en algún momento de su vida, asegura el Dr. Ronald Tolchin, director médico del Center for Spine Care en Baptist Hospital, que forma parte del Neuroscience Center. Treinta y cinco por ciento de los años felices trabajadores sedentarios y 47 por ciento de trabajadores que realizan actividad física experimentan dolor de espalda. Y el riesgo es mayor después de los 70 años de edad. No obstante,la juventud no es una garantía. El dolor por un problema de espalda o cuello es la causa principal de discapacidad para los adultos entre 24 y 39 años.

Aunque el dolor de espalda es muy común, el tratamiento efectivo es un proceso especializado que comienza con un diagnóstico adecuado, dice el Dr. Moises Lustgarten, especialista en dolor. El diagnóstico es un paso importante debido a que el dolor crónico o agudo de espalda puede ser causado por varios factores (estrés, infecciones, artritis o lesiones) e incluso por enfermedades graves, como el cáncer o la pancreatitis.

“Hacemos un análisis multidisciplinario para tratar los problemas de la columna”, explica el Dr. Sergio González-Arias, neurocirujano y director médico del Neuroscience Center. “Devolverle la salud a los pacientes es el objetivo de todo lo que hacemos”.

En el Center for Spine Care, las pruebas diagnósticas incluyen rayos-X, imágenes de resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés), tomografías computarizadas (CT Scan) y mielogramas, un proceso de rayos-X que utiliza tintes para producir imágenes del canal espinal y de las vértebras. El estilo de vida, la salud mental-emocional y las condiciones laborales son factores que determinan el diagnóstico. Basado en este, los planes de tratamiento comprenden una o varias terapias complementarias:

• Terapia física y rehabilitación: los programas de rehabilitación incluyen ejercicio, terapia con frío-calor, estimulación eléctrica no invasiva de los nervios y otras técnicas que reducen el dolor. El tratamiento también puede incluir manejo del estrés, biorretroalimentación y asesoría, dice el sicólogo Dr. Ronald Rosenthal. “Cuando se está relajado, disminuye el dolor”, dice el Dr. Rosenthal. “La relajación funciona como antiinflamatorio”.

• Manejo del dolor: entre las alternativas que existen para controlar el dolor se encuentran los antiinflamatorios, los relajantes musculares y otros medicamentos y calmantes. Las opciones de tratamiento para el dolor crónico pueden incluir inyecciones de epidural en la columna, que ayuda a mitigar las sensaciones, o la inserción quirúrgica de pequeños dispositivos electrónicos que bloquean las señales de dolor al cerebro (denervación por radiofrecuencia) o que envían dosis estables de calmantes, explica el Dr. Julián Naranjo, especialista en dolor.

• Cirugía: solamente un 10 por ciento de los problemas de espalda requieren cirugía, asegura el Dr. González-Arias, líder en la aplicación de técnicas avanzadas en cirugía de cuello y espalda de mínima invasión. Él y otros cirujanos del Neuroscience Center realizan diversos tipos de cirugías de espalda en forma ambulatoria; otras cirugías tradicionales requieren hospitalización.

“El tratamiento del dolor se ha transformado en un campo completamente novedoso”, dice el Dr. Eduardo Escorcia, especialista en control del dolor de Doctors Hospital, Homestead Hospital y West Kendall Baptist Hospital. “El objetivo es lograr que los pacientes vuelvan a realizar sus actividades cotidianas”.

Consejos de Expertos
Consulte a su médico si el dolor lumbar (parte inferior de la espalda) se presenta con estos otros síntomas o condiciones:

• Traumatismo significativo o leve reciente
• Pérdida inexplicable de peso
• Fiebre inexplicable
• Sistema inmunitario inhibido
• Historial de cáncer
• Uso de medicamentos intravenosos
• Osteoporosis
• Uso prolongado de corticosteroides
• Adormecimiento, cosquilleo u otros síntomas neurológicos
• Dolor durante seis semanas o más

Para hacer una cita o saber más sobre estos servicios, llame al 786-596-2225, envíe un correo electrónico a SpineCare@BaptistHealth.net o visite BaptistSpineCenter.com.


There are no comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *