Desmentimos los 5 mitos principales acerca de la nutrición y la pérdida de peso

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

2 de septiembre de 2016


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Cuando alguien trata de bajar de peso, y la motivación se deriva más bien de la apariencia que de la salud en general, tratan de buscar “trucos” o “modas” que han ayudado a otras personas a bajar de peso en un corto período de tiempo. Pero los remedios rápidos, especialmente cuando de nutrición se trata, no siempre son lo mejor, según los expertos.

Para encontrar las maneras más efectivas y saludables de bajar de peso, hablamos con la dietista certificada Cathy Clark-Reyes, de Baptist Health Primary Care, para que nos contara acerca de los cinco mitos principales que ella enfrenta cuando sus pacientes acuden a ella para tratar de bajar de peso a través de cambios en sus hábitos de comer.

Mito #1 – Coma cada tres horas

Clark-Reyes, quien es una educadora certificada de diabetes, admite que hay buena lógica detrás de este mito. “Si se evitan los cambios erráticos en el nivel de azúcar en la sangre que señalan el hambre, una persona tiene menos probabilidades de comer en demasía”, dijo ella. Sin embargo, advierte que muy a menudo la gente come de más en cada una de esas comidas o meriendas, llevándolos a aumentar de peso en vez de bajar. Algunos también pueden comer cuando no tienen hambre sin estar conscientes de las verdaderas señales de hambre.

En vez, ella sugiere evitar el pasar más de cinco horas “despiertas” entre comidas. “La mayoría de las personas pueden aguantar entre el desayuno y el almuerzo”, dijo ella. “Es el tiempo entre el almuerzo y la cena cuando tendemos a sentir más hambre”.

Ella recomienda comer una fruta, una ración de vegetales crudos o un puñado de nueces antes de salir del trabajo para reducir la probabilidad de atracarse cuando llegue a casa o de comer demasiado durante la cena.

Mito #2 – El comer engorda

“Este es el mito más antiguo y más prevalente que he escuchado por parte de mis pacientes”, dijo Clark-Reyes. “Nuestros cuerpos necesitan grasa para funcionar adecuadamente”.

Ella dice que la grasa tiene una mala reputación debido a sus variedades saturadas y trans, sin embargo las grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas son beneficiosas para nuestros cuerpos.

“Estas grasas saludables nos ayudan a sentirnos más llenos por más tiempo porque reducen la velocidad de la digestión”, dice ella. Las fuentes de estas grasas saludables incluyen las nueces y las mantequillas de nueces, los aguacates y el pescado, tal como el salmón, el cual es alto en ácidos grasos Omega-3.

El control de las porciones es la clave para consumir grasas saludables advierte Clark-Reyes, porque estos alimentos a menudo tienen una gran cantidad de calorías. “Una porción de nueces es ¼ de taza”, dijo ella. “Eso equivale a alrededor de 24 almendras, 18 marañones o 47 pistachos”. Además hasta las variedades naturales de las mantequillas de nueces pueden contener azúcares añadidos, así que lea las etiquetas para evitar estos contribuidores secretos al aumento de peso.

Mito #3 –  Las barras y los batidos para reemplazar las comidas le ayudan a bajar de peso

Es difícil resistir un batido de chocolate o una barra de merienda que declara que contiene todos los requisitos diarios de nutrición en una deliciosa porción. Sin embargo, Clark-Reyes dice que es mejor evitar el caer en esta trampa de mercadeo que puede en vez contribuir al aumento de peso.

“Si tiene poco tiempo y quiere una comida que pueda llevarse con usted, muchos de esos productos – hechos para los atletas – pueden llenar algunas de sus necesidades de nutrición”, dijo ella. “Pero ponga atención a los ingredientes y evite las marcas con aditivos artificiales y azúcar para hacerlos saber mejor”.

Estos productos, si se utilizan para reemplazar una comida de 800 calorías, facilitarán la pérdida de peso, admite Clark-Reyes, porque generalmente contienen entre 150-200 calorías por ración y menos calorías conducen a la pérdida de peso. Sin embargo, porque una persona no ha aprendido a comer adecuadamente, el peso vuelve a aumentar en cuanto él o ella comienza a consumir más calorías.

Mito #4 – Cuente calorías

Y hablando de calorías, Clark-Reyes ha visto a muchas personas contar sus calorías diarias usando las útiles aplicaciones de contar calorías para los teléfonos y los dispositivos móviles. En general, ella aplaude a esta moda por la responsabilidad que crea para las personas que quieren alcanzar un peso más saludable. Pero también advierte que no todas las calorías han sido creadas iguales.

“Un panecillo o una torta de 500 calorías de la repostería no es lo mismo que un desayuno de 500 calorías de huevos, fruta y avena”, dijo ella. “Asegúrese de optar por las calorías nutritivas que necesita su cuerpo. De otro modo, usted se comerá ese panecillo y todavía querrá comer más para llenar esos nutrientes que le faltan”.

Mito #5 – Evite los carbohidratos

Al igual que las calorías, Clark-Reyes dice que no todos los carbohidratos son iguales. “Nuestro cerebro y nuestro sistema nervioso central necesitan carbohidratos para funcionar”, dice ella. “Es muy difícil para nuestros cuerpos el procesar otros nutrientes y convertirlos en los carbohidratos que necesitan. Por eso cuando evitamos esos carbohidratos, también evitamos los otros nutrientes necesarios”.

En vez de eliminar los carbohidratos de nuestras dietas, Clark-Reyes sugiere escoger mejores opciones. “Las frutas, los vegetales, los frijoles y las batatas dulces todos proporcionan los carbohidratos que necesitan nuestros cuerpos, junto con otros nutrientes también”, dijo ella.

Quizás una forma de hacer este mito realidad es reducir o eliminar los azúcares añadidos y los almidones procesados, los cuales el cuerpo convierte en azúcar y almacena como grasa.

La clave es que ‘sea sencillo’
Entonces, ¿cómo se evitan todos esos trucos y modas para bajar de peso y se enfoca en vez en comer más saludablemente para lograr un peso más saludable? Clark-Reyes ofrece estos consejos: “Mantenga sus selecciones alimenticias simples; manténgalas enteras y como lo ha destinado la naturaleza”, dijo ella. “Evite los ingredientes que no puede pronunciar o que no conoce, esté al tanto del tamaño de sus porciones y contrapese su consumo de alimentos con la actividad física”.

Etiquetas: