Desafiando la esperanza de vida

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

4 de septiembre de 2018


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

la esperanza de vida Chiyo Miyako


Chiyo Miyako murió en julio a la edad de 117 años.
Cortesía de: Guinness World Records

Cuando Chiyo Miyako de Japón murió el 22 de julio a la edad de 117 años, el título como la persona viviente más vieja del mundo pasó a otra mujer japonesa llamada Kane Tanaka de 115 años, según el Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar de Japón.

Las ‘Zonas Azules’ de esperanza de vida prolongada

Miyako y Tanaka puntúan al Japón como el país líder del mundo para la esperanza de vida en los pasados 20 años. De hecho, la World Health Organization en el 2017 observó que la esperanza de vida promedio de Japón al nacer es de 83.7 años. En comparación, la esperanza de vida en los Estados Unidos es de 79.3 años. La isla de Okinawa en Japón, frente a la costa sur del continente, ha sido clasificada como una de las “Zonas Azules” del mundo, las cuales son áreas que hacen alarde de los residentes humanos más viejos y más saludables, con personas que viven hasta sus 90 años y más. Las otras Zonas Azules documentadas son:

• Cerdeña, Italia
• Nicoya, Costa Rica
• Loma Lina, California
• Ikaria, Grecia

Andrew Forster, M.D., doctor de medicina interna en el nuevo centro de Baptist Health Primary Care en Miami Beach, dice que la clave para la longevidad humana en estas áreas tiene tres partes. “Las personas que viven en lo que llamamos las ‘Zonas Azules’ siguen una dieta basada en las plantas, hacen ejercicios regularmente y tienen un fuerte sistema de apoyo familiar, inclusive en su tercera edad”, dijo él.

El ‘límite de la mortalidad humana’

Un estudio publicado en junio en la revista Science examinó las tasas de muerte de 3,836 ciudadanos italianos mayores de 105 años, y encontró que después de los 80 años de edad, las tasas humanas de mortalidad parecen ralentizarse hasta la edad de 105 años, cuando la mortalidad humana aparenta llegar a su límite. Esto significa que una persona no tiene más probabilidad de morir a los 112 años de lo que tenía a los 105 años.

Hasta ahora, la gente pensaba que la mortalidad aumentaba continuamente desde el nacimiento, y mientras más vieja fuera una persona, más probabilidades tenía de morir. Este estudio parece contradecir ese principio, indicando que las personas que alcanzan la edad de 105 años y más, tienen las mismas probabilidades de sobrevivir. Los investigadores entonces concluyeron que la duración de la vida humana continuará aumentando con el tiempo.

Sin embargo, otros disputan esta conclusión y dicen que esta nivelación de la mortalidad puede ser atribuida a la longevidad de las personas estudiadas, ya que han vivido mucho más allá de la duración de vida promedio establecida. Entonces, el estudio debe ser repetido con una muestra más amplia y más diversa, según ellos.

Factores de estilo de vida que contribuyen a la longevidad

A pesar de este debate, la comunidad médica, representada por el Dr. Forster, está de acuerdo en que los estilos de vidas de las personas que viven en las Zonas Azules, promueven vidas más largas. La mayoría, si no todos los que habitan en las áreas de las Zonas Azules evitan los alimentos procesados y las dietas basadas en las plantas, hacen actividades físicas diariamente y tienen niveles más bajos de estrés debido al apoyo familiar, los ciclos de sueño regulados y las fuertes conexiones con la comunidad.

“Las personas en estas comunidades caminan a todas partes y trabajan la tierra, a menudo para así alimentarse”, dijo el Dr. Forster. “Los viejitos no se sienten solos y, de hecho, casi nunca viven o comen solos. Estas normas culturales aumentan la longevidad”.

Mientras que Mikayo era la persona más vieja del mundo cuando murió en julio, la persona más vieja en la historia humana verificada por Guinness World Records era Jeanne Calment, una mujer francesa que murió a la edad de 122 años en el 1997.

Etiquetas: ,