Derrotando al Cáncer: La inmunoterapia logra otro cambio prometedor

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

18 de junio de 2018


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

En los últimos años, la inmunoterapia se ha evolucionado en una prometedora nueva frontera para combatir algunos tipos de cáncer, a veces reprogramando el sistema inmunológico de una persona para atacar y destruir las células del tumor.

Muchos de estos innovadores tratamientos aún están en la fase de ensayos clínicos. Sin embargo, su progreso hasta ahora ha sido sorprendente, provocando optimismo de que la quimioterapia y la radiación y sus debilitantes efectos secundarios puedan pronto – quizás en la próxima década – no ser el método primario para destruir las células cancerosas.

“Dentro de diez años, la inmunoterapia será una parte integrada de algunos tratamientos contra el cáncer”, afirmó Guenther Koehne, M.D. Ph.D., jefe de trasplantes de sangre y médula y de oncología hematológica en Miami Cancer Institute. En algunos casos, estas inmunoterapias curarán a los pacientes sin quimioterapia alguna necesaria. Este enfoque continuará evolucionando y habrá otras enfermedades se serán tratadas solamente con inmunoterapia y estas serán tratadas con éxito”.

La última prueba del poder de la inmunoterapia surgió este mes cuando los investigadores del National Cancer Institute (NCI) revelaron cómo una mujer de 52 años de la Florida logró una regresión completa de su cáncer de seno metastásico, el cual no había respondido a ningún otro tipo de tratamiento. Su cáncer se le había regado al hígado y a otras partes del cuerpo. Más de tres años después de su tratamiento, la paciente, Judy Perkins, permanece libre de cáncer.

Los medicamentos de inmunoterapia han demostrado poca efectividad contra los tipos de tumores sólidos que representan alrededor de un 90 por ciento de las muertes por cáncer, incluyendo las de cáncer de seno, próstata y colon. Este nuevo enfoque, el cual fue empleado en el caso de Perkins, fue presentado en la revista Nature Medicine, y está siendo aclamado por los investigadores de cáncer como un descubrimiento que puede abrir toda una nueva frontera en el campo de la inmunoterapia contra el cáncer para los tumores sólidos.

Cómo las células T se enfocan combaten los tumores

Aunque el tratamiento, que es complejo y prolongado, aún no está disponible para la mayoría de los pacientes de cáncer, este es bastante prometedor según dicen los expertos. Un equipo liderado por Steven Rosenberg, M.D., jefe de la rama de cirugía en el National Cancer Institute Center for Cancer Research, secuenció el ADN de uno de los tumores de Perkins para encontrar cuáles mutaciones eran únicas a su cáncer. Este tratamiento depende de las células del sistema inmunológico llamadas linfocitos que infiltran los tumores o TILs por sus siglas en inglés.

Estas TILs a menudo se encuentran en los tumores sólidos y son marcadores potenciales que revelan la respuesta inmunológica de una persona contra el tumor. Las que se utilizaron en Perkins fueron escogidas porque podían combatir cuatro proteínas mutantes que estaban presentes en todas sus células cancerosas. Una investigación exhaustiva de su sangre y una muestra de su tumor encontró solamente 11 de estas células inmunológicas, así que los científicos pasaron cuatro meses creciendo billones de copias en el laboratorio.

“Estos nuevos antígenos tumorales específicos son distintos en cada paciente, pero una vez identificados son combatidos muy específicamente por las TILs”, explica el Dr. Koehne. “Y si podemos combatirlos con estas células T, estas reconoces esas células cancerosas sin inducir ninguno de los efectos secundarios porque no reconocer a ninguna de las células normales”.

Perkins, quien tenía cáncer de seno metastásico, llegó al ensayo clínico luego de recibir múltiples tratamientos, incluyendo varios tratamientos de quimioterapia y de hormonas que no habían detenido la progresión de su cáncer. “Definitivamente me saqué la lotería”, dijo Perkins, ingeniera retirada de Port St. Lucie al diario Los Angeles Times.

“Hemos desarrollado un método de alto rendimiento para identificar las mutaciones presentes en un cáncer que son reconocidas en el sistema inmunológico”, dijo el Dr. Rosenberg en un comunicado publicado por el National Cancer Institute, el cual es parte de los National Institutes of Health del gobierno de los Estados Unidos. “Estos estudios son experimentales en este momento. Sin embargo, debido a que este nuevo enfoque a la inmunoterapia depende de las mutaciones y no del tipo de cáncer, es de cierto modo un modelo que podemos usar para el tratamiento de muchos tipos de cáncer”.

Inmunoterapias para cánceres de la sangre

Los cánceres de la sangre generalmente no forman tumores sólidos tales como los del caso de Perkins. Pero las inmunoterapias para combatir los cánceres de la sangre se han estado evolucionando a paso veloz.

El año pasado, la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU. (FDA por sus siglas en inglés) aprobó dos tipos distintos de inmunoterapia – unos que se enfocan en dos tipos comunes de cánceres de la sangre incluyendo linfoma (cáncer del sistema linfático) y leucemia (un cáncer de los glóbulos blancos).

Ambas terapias genéticas aprobadas tratan cánceres de la sangre que afectan la producción y la función de las células sanguíneas de una persona en ciertos individuos que han agotado otras opciones de tratamiento. La mayoría de estos cánceres comienzan en la médula ósea donde se produce la sangre. En la mayoría de los cánceres de la sangre, el desarrollo normal de las células sanguíneas se ve interrumpido por el crecimiento descontrolado de un tipo de célula sanguínea anormal.

La primera aprobación por la FDA ocurrió en agosto del año pasado cuando la agencia estadounidense diera luz verde a Kymriah para ciertos pacientes pediátricos y jóvenes adultos con un tipo de leucemia linfoblástica aguda (ALL por sus siglas en inglés). La FDA lo llamó una acción histórica que marca el comienzo de una nueva frontera de innovación médica”. La segunda inmunoterapia aprobada por la FDA ocurrió en octubre cuando dieron luz verde a un tratamiento llamado Yescarta para adultos con un cierto tipo de cáncer de la sangre llamado linfoma difuso de células B grandes. También es la primera terapia genética para ciertos tipos de linfomas no Hodgkin.

Cada dosis de Yescarta representa un tratamiento personalizado para cada paciente. También se le refiere como “terapia de células T de receptores de antígenos quiméricos” o CAR-T por sus siglas en inglés. Las células T del paciente, un tipo de glóbulo blanco, son coleccionadas y modificadas genéticamente para incluir un nuevo marcador que combate y destruye las células del linfoma. Una vez las células son modificadas, son infundidas de vuelta al paciente.

“Luego de todos estos años, las inmunoterapias para los cánceres hematológicos y los cánceres sólidos van a todo tren y eso no va a cambiar”, dice el Dr. Koehne. “Se van a desarrollar más después de los prometedores resultados vistos en pacientes con tumores sólidos y también con células CAR-T en cánceres hematológicos tales como la leucemia linfoblástica aguda y la enfermedad de no Hodgkins. Ha habido suficiente progreso. Y esto será establecido como una oportunidad de tratamiento para los pacientes”.

Etiquetas: ,