- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

¿Cuándo deben preocuparse los corredores por el aumento de su ritmo cardíaco?

Si usted es un corredor habitual, o si llega a entrenar para un maratón o un medio maratón, probablemente ha tenido esos momentos preocupantes en los que su ritmo cardíaco se acelera más de lo normal, incluso durante una “carrera fácil”.

Los corredores o las personas muy activas en cualquier deporte tienden a tener ritmos cardíacos más bajas en reposo. Y tienen la capacidad de mantener un ritmo constante durante actividades entre moderadas e intensas. Pero, ¿es una señal de alarma cuando el ritmo cardíaco más alto aparece de forma inesperada incluso para los corredores más experimentados?


Eli Friedman, M.D., director médico de cardiología deportiva de Miami Cardiac & Vascular Institute.

La mayoría de esos momentos, especialmente entre los corredores que están sanos en general, no suelen ser motivo de preocupación, explica Eli Friedman, M.D. [1], director médico de cardiología deportiva de Miami Cardiac & Vascular Institute [2]. Sin embargo, hay algunas señales de alarma que deberían provocar una visita a su médico cuando el ritmo cardíaco es más rápido de lo normal. Entre ellas se encuentran los síntomas que pueden acompañar al ritmo cardíaco acelerado, como la falta de aire, las molestias en el pecho, los latidos irregulares, las náuseas, el mareo o el desmayo.

Lo más importante es que el corredor no debe compararse con otro corredor.

“La respuesta del corazón depende mucho de la genética”, afirma el Dr. Friedman. “La rapidez o lentitud de los latidos del corazón de una persona en una carrera puede ser completamente diferente a la de otra”.

También es fácil obsesionarse con una frecuencia cardíaca con la amplia disponibilidad de aplicaciones para smartwatches y smartphones que pueden detectar frecuencias cardíacas y latidos irregulares. “Los monitores de frecuencia cardíaca basados en la muñeca no son cien por ciento confiables, y cuanto más uno se mueve, menos confiables son los datos”, explica el doctor Friedman. “Así que existe la posibilidad de que una lectura alta no sea exacta”.

Además de la genética, hay otros factores que pueden influir en la frecuencia cardíaca de los corredores. En promedio, el corazón de las mujeres es más pequeño y tiene que latir más rápido para suministrar al cuerpo oxígeno y otros nutrientes, aunque el entrenamiento puede reducir la necesidad de que el corazón lata más rápido. Además, la altura y la cantidad de masa muscular también influyen, al igual que los patrones de respiración.

Existe otro factor que los corredores habituales deben tener en cuenta. La variedad de síntomas que puede experimentar un atleta, especialmente los mayores de 35 años, puede ser algo similar al de la población cardíaca general – incluyendo dolor o molestias en el pecho, saltos en los latidos del corazón, falta de aire y fatiga inusual –  pero más difícil de discernir al principio, dijo el Dr. Friedman.

“La forma en que un atleta experimenta estos problemas puede ser a veces distinta”, dijo el Dr. Friedman. “Pueden notar de forma un tanto precipitada que no están alcanzando sus tiempos en sus millas, y que les está costando más energía de la que esperarían para completar su régimen de entrenamiento habitual. Por lo tanto, la forma en que los atletas experimentan estos problemas es muy diferente en comparación con la población general.”

Baptist Health South Florida es un patrocinador y el proveedor médico oficial del 2022 Life Time Miami Marathon & Half [3] el 6 de febrero, proporcionando asistencia en los diversos puestos de primeros auxilios y médicos a lo largo de toda la ruta. Muchos de los profesionales de la salud de Baptist Health participan en el evento, ya sea ayudando a los corredores que estén en apuros o corriendo ellos mismos parte, o todo el recorrido de 26.2 millas.