Con los infartos cerebrales, cada minuto cuenta

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

7 de May de 2020


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Mayo es el mes de la Concientización de los Infartos Cerebrales – un buen momento para repasar lo que son los infartos cerebrales, cómo pueden afectarle y lo que puede hacer usted para prevenirlos.

¿Qué es exactamente un infarto cerebral? Un infarto cerebral es un “ataque cerebral” que ocurre cuando un vaso sanguíneo que suple sangre al cerebro resulta bloqueado por un coágulo, o cuando un vaso sanguíneo debilitado se revienta. En el pasado, las víctimas que sobrevivían los infartos cerebrales quedaban permanentemente discapacitadas. Las nuevas tecnologías y las terapias, sin embargo, han hecho posible no solo que un infarto cerebral se pueda sobrevivir, pero que la víctima también pueda recuperarse por completo y vivir una vida activa y plena.

Los infartos cerebrales son la quinta causa principal de muerte en los Estados Unidos, según los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés) y la causa principal de discapacidad a largo plazo. En promedio, alguien en los EE.UU. tiene un infarto cerebral cada 40 segundos; y alguien muere por causa de un infarto cerebral cada tres a cuatro minutos.

Curiosamente, sin embargo, los neurólogos han notado una rebaja significativa en el número de casos de infartos cerebrales presentándose en los hospitales durante los pasados meses. Felipe De Los Ríos, M.D., director médico del programa de infartos cerebrales del Centro de Neurociencias de Baptist Health, dice que el número de casos que él y sus colegas han visto ha disminuido por al menos un 40 por ciento desde el mes de febrero.

No es que haya menos personas sufriendo infartos cerebrales, explica el Dr. De Los Ríos. Él piensa que más personas simplemente están ignorando sus síntomas – quizás porque, durante una pandemia global, están evitando los hospitales y la posible exposición al virus de la COVID-19.

Felipe De Los Rios, M.D.
director médico del programa de infartos cerebrales del
Centro de Neurosciencias de Baptist Health

“La gente tiene que entender el riesgo de no buscar atención médica en el momento que ocurren los síntomas de un infarto cerebral”, dice el Dr. De Los Ríos. “La COVID-19 tiene una tasa de mortalidad de hasta un 8 por ciento para las personas entre 70 y 79 años, y de hasta un 15 por ciento entre las personas de 80 años y mayores. En comparación, la tasa de mortalidad para las víctimas de los infartos cerebrales de 75 años y mayores es de alrededor de un 35 por ciento dentro de los primeros 30 días, y de casi un 60 por ciento después de 24 meses”.

El. Dr. De Los Ríos, añade que Baptist Health ha implementado rigurosas medidas de control de infecciones para asegurar la seguridad de los pacientes y del personal en todas sus instalaciones a través del Sur de la Florida.

¿Cuáles son los factores de riesgo para un infarto cerebral? Existen unos cuantos, incluyendo el alto colesterol, el tabaquismo, la obesidad, la diabetes y la edad. Sin embargo, el factor de riesgo número uno para los infartos cerebrales es la presión alta debido al estrés que causa en los vasos sanguíneos del cuerpo. Los CDC dicen que alrededor de un 80 por ciento de las personas que sufren un primer infarto tienen la presión alta.

¿Cómo puede usted reconocer un infarto cerebral? Conozca el acrónimo FAST.

Los síntomas de un infarto cerebral aparecen de repente y pueden incluir:

  • Entumecimiento o debilidad en la cara, brazo o pierna, especialmente en un lado
  • Confusión o dificultad para hablar y para entender el lenguaje
  • Dificultad con la visión en uno o en ambos ojos
  • Dificultad para caminar, mareos, pérdida del equilibrio o de la coordinación
  • Dolor de cabeza severo sin causa aparente

El Dr. De Los Ríos recomienda que usted conozca el acrónimo F.A.S.T. si usted ve a alguien con uno o más de los siguientes síntomas:

F – Face (Cara): ¿Tiene la persona un lado de la cara caído o adormecido? Pídale a la persona que se sonría. ¿Tiene la sonrisa dispareja?

A – Arm (Brazos): ¿Tiene la persona un brazo débil o adormecido? Pídale a la persona que levante los dos brazos. ¿Tiene un brazo que se le desvía hacia abajo?

S – Speech (Habla): ¿Tiene la persona las palabras arrastradas? ¿Puede hablar la persona o es difícil de entender lo que dice? Pídale a la persona que repita una frase simple.

T – Time (Tiempo): Cuando alguien sufre un infarto cerebral, cada minuto cuenta. Si alguien demuestra cualquiera de estos síntomas, inclusive si los síntomas desaparecen, es tiempo de llamar al 9-11 y llevar a la persona al hospital de inmediato.

El tiempo es de suma importancia

Cuando alguien sufre un infarto cerebral agudo, lo que ocurre inmediatamente después puede significar la diferencia entre enfrentar toda una vida de discapacidad o salir caminando del hospital. Los médicos se refieren al “umbral dorado” como el período de tiempo – usualmente menos de tres o cuatro horas – cuando un infarto cerebral aún puede ser tratado antes de que el cerebro sufra una lesión duradera.

“La atención médica ante un infarto cerebral puede ser bastante complicada y las terapias deben administrarse rápidamente”, dice el Dr. De Los Ríos. “Como un Comprehensive Stroke Center, Baptist tiene especialistas altamente calificados, incluyendo neurólogos, neurocirujanos y neuroradiólogos intervencionistas, quienes tienen la capacidad para manejar inclusive los casos de infarto cerebral más complejos”.

Cuando entra una llamada acerca de un infarto cerebral por parte de los paramédicos, el Equipo de atención para infartos cerebrales B.E.S.T (Baptist Emergency Stroke Team) se moviliza para que el paciente pueda ser diagnosticado y tratado de inmediato, enseguida que llegue al hospital. Los médicos tienen que saber de qué tipo de infarto cerebral se trata antes de poder tratarlo.

Los infartos cerebrales isquémicos, los cuales son causados usualmente debido a un coágulo de sangre que bloquea los vasos sanguíneos que conducen al cerebro, así cortando el suministro de oxígeno del cerebro, representan alrededor de un 80 por ciento de todos los casos de infartos cerebrales. Los infartos cerebrales hemorrágicos ocurren cuando un vaso sanguíneo en el cerebro se revienta y la sangre se esparce dentro del cerebro. Estos no son tan comunes como los infartos cerebrales isquémicos pero pueden ser mucho más mortales.

“Lo más importante que usted puede hacer si alguien está teniendo síntomas de haber sufrido un infarto cerebral es llamar al 911 – no lleven a la víctima al hospital ustedes mismos”, recomienda el Dr. De Los Ríos. “Los paramédicos están entrenados para estabilizar a las víctimas de los infartos cerebrales en camino al hospital y llamarán de antemano para alertar al equipo de infartos cerebrales”.

¿Cómo prevenir un infarto cerebral?

Aunque no se puede hacer nada para revertir el proceso del envejecimiento, afortunadamente usted sí puede reducir otros factores de riesgo para los infartos cerebrales. La presión alta y el colesterol pueden ser manejados con cambios simples al estilo de vida. Si esto no resulta ser suficiente, su médico puede recetarle medicamentos que mantendrán a los dos a niveles saludables. ¿Es usted diabético? Asegúrese de tomar sus medicamentos y de seguir bien su dieta. ¿Es usted fumador? Pídale consejos a su médico o visite tobaccofreeflorida.com/es/ para estrategias de cómo dejar de fumar. ¿Tiene usted sobrepeso u obesidad? Perder inclusive cinco a diez libras puede ayudarle – no solamente a prevenir un infarto cerebral pero también con muchas otras condiciones de salud.

Tags: , , , ,