- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

Comprenda sus límites

El abuso del alcohol puede enmascararse como alegría navideña durante las fiestas y cenas familiares. Eso es especialmente cierto ante un maratón de festividades en su lugar de trabajo, entre sus vecinos y con sus seres queridos.

¿Cuándo es demasiada la diversión? ¡Se puede celebrar con moderación!

Antes de mezclar una copa o salir a una fiesta, es importante comprender sus riesgos de convertirse en dependientes del alcohol o de convertirse en una víctima del lado oscuro de beber en exceso. El Dr. John Eustace [1], director médico del Centro de Tratamiento de la Adicción y Recuperación ( Addiction Treatment & Recovery Center ) en South Miami Hospital nos ilumina sobre este problema común y ofrece consejos para evitar posibles problemas.

¿En qué momento se convierte una bebida social en una bebida que preocupa?

Para algunos asistentes a la fiesta, el alcohol es sólo una bebida como otras. Están iguales de feliz con un refresco o un cóctel alcohólico, y una fiesta es una oportunidad más para desarrollar y disfrutar de su red social. Pero es algo diferente para el 60 por ciento de la población, que, sin saberlo, sin querer o inconscientemente utilizan el alcohol como una solución anti-ansiedad o un “lubricante social” para aliviar su tensión, el miedo o la baja autoestima. Mediante la bebida, son capaces de desarrollar una personalidad distinta o más desenvuelta. Entonces, al uso del alcohol le acompaña una bandera roja.

“La conexión entre el abuso de alcohol, ansiedad social y otros factores de estrés se puede abordar en un lugar de intimidad y respeto”, dice el Dr. Eustace”. Es importante estar informados para poder confrontar el abuso del alcohol sin crear un estigma o producir vergüenza”.

¿Por qué se ha convertido en aceptable beber en exceso en las reuniones sociales, especialmente durante las fiestas?

¿Alguna vez ha visto una cuña (un comercial) en que se mostrara una fiesta como una escena con violencia doméstica, abuso sexual, homicidio vehicular o cualquier otro problema relacionado con el alcohol? No, pero es más probable ver una amplia gama de imágenes comerciales que pintan el consumo de alcohol con un brillo de felicidad. Imágenes festivas, empapadas en alcohol dominan la pantalla durante la temporada navideña. Como resultado, el consumo excesivo de alcohol se ha convertido en “lo normal” y socialmente aceptable.

La representación comercial y de ocio de alcohol no fomenta la templanza o moderación”. Tenemos que abordar y respaldar “la historia completa” sobre lo que el alcohol es en realidad y lo que se ha hecho”, dice el Dr. Eustace. “Por una parte significativa de la población, el alcohol es una droga peligrosa. Es una forma de automedicación que permite al bebedor disfrazar y retirarse de los problemas más profundos”.

El alcohol, dice, es un producto químico potencialmente tóxico eufórico en el que las diminutas moléculas de carbohidratos afectan el cerebro y pueden causar que una buena persona se desprenda por completo de valores propios, juicios y del control de los impulsos. El abuso del alcohol y la adicción crean un escenario que podría desencadenar un lenguaje vulgar, la agresión, la violencia y otros comportamientos inadecuados o peligrosos.

¿Cuál es la mejor estrategia para evitar el consumo excesivo?

Dar cable a tierra. Pregúntese a sí mismo: “¿Realmente pertenezco en este bar o fiesta? ¿De veras quiero correr el riesgo? ¿Es importante para mí beber?”

Comprenda sus límites. La honestidad es la mejor política. Si usted tiene un problema con la bebida, sea realista y compasivo con usted mismo. Dese permiso para obtener apoyo y tratamiento profesional.

Practique rechazos corteses. El Dr. Eustace recomienda esta respuesta a una invitación: “No, gracias. No estoy asistiendo a fiestas este año. Gracias por la invitación. Tengo un compromiso con un familiar que no he visto en mucho tiempo”.

Planifique con anticipación: Si usted se siente obligado a asistir a eventos familiares o de trabajo, es bueno ir con un acompañante que no bebe. Prepare un plan de “escape” y lo que piensa decir: “Fue genial estar aquí. Tenemos algunos otros lugares que tenemos que ir. Nos vemos en la oficina”.

El Dr. Eustace recomienda buscar ayuda cuando se da cuenta que tiene un problema.

“Si alguna vez llega al lugar, donde usted está enfermo y cansado de ese estilo de vida de alcohol y fiestas y comprende que el alcohol le está haciendo daño, por favor pida ayuda”, dice. “La mayoría de los terapeutas son comprensivos, compasivos y muy dispuestos a ayudar. Muchos, especialmente los utilizados por los programas de tratamiento de alcohol/drogas, se están recuperando ellos mismos; tienen un miembro de la familia que es ya sea afectado o se está recuperando; o tiene un interés especial en ayudar a las personas cuyas vidas han sido afectadas por el alcohol o las drogas”.

Además, Baptist Health ofrece varios grupos de apoyo, incluidos programas de 12 pasos, como Alcohólicos Anónimos o Narcóticos Anónimos, para aquellos que enfrentan la adicción emocional o físico a pastillas para el dolor, medicamentos para dormir, sedantes, la marihuana o la cocaína.

“Usted no necesita una ocasión especial o un día de fiesta para pedir ayuda”, dice el Dr. Eustace.