Cómo reconocer los síntomas del asma en sus hijos

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

7 de May de 2019


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Alrededor de un 8 por ciento de los adultos y un 8 por ciento de los niños tienen asma, y es considerada la enfermedad crónica principal entre los niños según los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés).

El asma representa 11 millones visitas anualmente a los consultorios médicos, alrededor de 440 altas de pacientes ingresados en los hospitales y 1.7 millones de visitas a las salas de emergencia cada año, dicen los CDC.

El 7 de mayo es el Día Mundial del Asma, así designado por la Global Initiative for Asthma para mejorar la concientización y los tratamientos para los asmáticos en todas partes.

Más de 60 millones de estadounidenses tienen asma y alergias. Sin embargo, diagnosticar el asma entre los niños es crítico para prevenir los episodios que pueden resultar mortales.

Los síntomas más comunes del asma son tos, especialmente por las noches; sibilancias; falta de aire; y opresión, presión o dolor en el pecho. Pero un episodio aislado de sibilancia no hace a una persona asmática, enfatiza Javier Hiriart, M.D., un pediatra y médico con el Family Medicine Center at West Kendall Baptist Hospital y Baptist Health Primary Care.

Los padres deben estar al tanto de episodios repetidos que involucren estos síntomas comunes causados por distintos “desencadenantes”, dijo él.

“Ese es un punto muy importante”, dice el Dr. Hiriart. “Normalmente vemos un patrón repetitivo y por distintos estímulos. Puede ser algo en el ambiente. Puede ser un catarro o cambios de clima. Puede ser el ejercicio. Por eso hay que buscar ese patrón repetitivo de estos síntomas recurrentes, incluyendo presión en el pecho, la tos y las sibilancias”.

Los padres deben documentar o estar al tanto de este patrón repetitivo para darle esta información al pediatra del niño.

En el año 2015, un 47 por ciento de los niños de 18 años o menores que tenían asma reportaron haber tenido uno o más ataques de asma en el pasado año, según los últimos datos por los CDC. Sin embargo, la agencia también reporta que los episodios de asma se han visto reducidos entre niños de todas las razas y etnicidades desde el 2001 hasta el 2016 – indicando un aumento en la concientización acerca de los síntomas y de los desencadenantes entre los padres.

Desencadenantes comunes del asma

Los medicamentos para el asma, tales como los que se toman por medio de los inhaladores, son muy seguros y eficaces cuando se usan según las instrucciones. Sin embargo, existen desencadenantes comunes para el asma que pueden ser evitados en el hogar, en la oficina y en lugares públicos. Reconocer estos desencadenantes puede prevenir las visitas a las salas de emergencia o los episodios más serios tanto para los niños como para los adultos.

“Si usted o algún familiar tiene asma, la puede manejar con la ayuda de su proveedor de atención de salud y también evitando los desencadenantes”, dice el Dr. Hiriart.

Los desencadenantes más comunes para el asma, según los CDC incluyen:

  • El humo del tabaco, incluyendo el humo de segunda mano;
  • Las infecciones respiratorias, tales como los catarros;
  • Las alergias;
  • Las mascotas;
  • El hongo;
  • El polvo en el hogar
  • La contaminación del aire exterior.

Etiquetas: ,


There are no comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *