Cómo puede el ejercicio combatir la fatiga relacionada con el cáncer

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

15 de agosto de 2017


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Los beneficios del ejercicio regular para lograr o mantener un peso saludable o para combatir enfermedades crónicas, están bien establecidos. Hoy en día, puedes agregar la fatiga crónica relacionada con el cáncer, a la lista creciente de problemas de la salud que pueden ser aliviados a través de un programa de ejercicios que incluye resistencia y aeróbicos.

La fatiga es indudablemente uno de los efectos secundarios más comunes de los tratamientos para el cáncer, aunque la náusea y la pérdida del pelo (comunes en algunos tipos de quimioterapia) son reacciones más conocidas. Pero la fatiga puede resultar de la ingesta de algunos medicamentos, por no comer suficiente durante y después del tratamiento para el cáncer, por falta de sueño y hasta por depresión.

Un estudio reciente publicado en JAMA Oncology, descubre que el ejercicio y las intervenciones sicológicas son lo más efectivo para tratar la fatiga relacionada al cáncer- incluso más efectivos que la medicina utilizada para combatir la fatiga. Claramente, cada paciente de cáncer es único, y los programas de ejercicio deben ser creados individualmente, en muchos casos, comenzando con una rutina de metas pequeñas, como caminar por unos minutos o utilizando resistencia con bajo peso, para luego ir progresando, dicen los expertos.

El estudio tomó datos de 11,500 pacientes con cáncer que participaron en 113 estudios separados. El investigador encontró que incluso caminatas cortas de intervalos de 10 minutos durante el día, tuvieron un impacto más positivo que la medicina para tratar la fatiga.

Tratamiento para la fatiga de “Primera- Línea”

“La fatiga relacionada al cáncer prevalece como uno de los síntomas adversos más problemáticos experimentados por los pacientes con cáncer durante y después de la terapia”, concluye el autor del estudio. “Los clínicos deberían prescribir el ejercicio y las intervenciones sicológicas como tratamientos de primera-línea”.

La fatiga relacionada con el cáncer es muy distinta de otros tipos de cansancio. El dormir puede no ayudar a estos pacientes, quienes pueden sentirse cansados haciendo tareas diarias, que por el contrario, en aquellas personas que con mejor salud, no valoran, como por ejemplo, hablar por teléfono, hacer las compras de comida e incluso hasta levantar el tenedor para comer, según relata la American Cancer Society.

“Entre nuestros pacientes, una mayoría experimenta alguna fatiga y que puede persistir incluso después del tratamiento” señala Joann Santiago-Charles, Fisióloga Oncológica del ejercicio de Miami Cancer Institute. “Nosotros monitoreamos sus fatigas. Pero en pacientes que ejercitan, hemos notado una mejoría en un período de tiempo. Al principio, suelen puntualizar su nivel de fatiga al nivel 7, en una escala del 1 al 10. Pero, luego de ejercitar por unas cuantas semanas, dicen cambiar su nivel de fatiga al nivel 2”.

Como parte de su servicio de soporte para los pacientes con cáncer, Miami Cancer Institute ha lanzado un programa de ejercicio para sobrevivientes del cáncer. 

Comenzar es el Reto Mayor

“La parte más difícil es comenzar”, ella explica. “Vamos despacio, encontramos cuál es la hora del día que ellos tienen mayor energía y comenzamos. Pueden iniciar sus ejercicios en segmentos de 10 minutos, en vez de hacer mucho a la vez. Los estudios han encontrado un beneficio en hacer ejercicio acumulativo durante el día. Por ejemplo, hacer diez minutos de actividad física en la mañana, luego 10 minutos en la tarde”.

Un grupo de apoyo puede ayudar en la motivación para aquellos con fatiga relacionada con el cáncer, como demuestra el caso del programa de ejercicio a cargo de la fisióloga Santiago-Charles.

“Los pacientes disfrutan el ambiente de grupo”, agrega. “Llegan y reconocen a los amigos que ya conocen. Ese apoyo los hace sentir más cómodos. Desarrollan nexos y se sienten bien al tener alguien quien los guíe”.

Etiquetas:


There are no comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *