- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

Cómo proteger a los niños de los rayos ultravioleta del sol ahora – y del cáncer de la piel más adelante

Unas cuantas quemaduras de sol serias durante la niñez pueden aumentar el riesgo de hijo o su hija para desarrollar cáncer de la piel más adelante en su vida, según los dermatólogos, los especialistas de cáncer de la piel y los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés).

Además, los niños no tienen que estar en la piscina, en la playa o de vacaciones para asolearse demasiado. Su piel necesita protección de los dañinos rayos ultravioleta (UV) del sol siempre y cuando estén al aire libre – y en el Sur de la Florida, las actividades al aire libre son todo el año. Luego de meses de habernos quedado en casa debido a la pandemia de la COVID-19, las piscinas públicas y las playas han comenzado a abrir nuevamente y las excursiones familiares se han vuelto nuevamente comunes. (Las playas del Sur de la Florida estarán cerradas durante el fin de semana largo del 4 de julio.)

Más de un tercio de los adultos y alrededor de un 60 por ciento de los niños admiten que se han sufrido una quemadura de sol dentro del pasado año, según los CDC. En un clima tropical como el del Sur de la Florida, la deshidratación también es importante. Porque las quemaduras de sol aumentan la temperatura del cuerpo, y pueden deshidratarle y hacerle sentir cansado y mareado. Beber bastante agua ayuda a reducir la pérdida de líquidos.

“Los niños usualmente son más sensibles, pero todo el mundo debe protegerse contra el sol”, dice Naiara Braghiroli, M.D. [1], dermatóloga con Miami Cancer Institute [2]. “Si un niño sufre una quemadura de sol seria, verdaderamente tienen que ver a su médico porque pueden necesitar una crema tópica por receta. Y mantenga al niño bien hidratado ya que se pierde agua por causa de la piel inflamada y eso puede causar la deshidratación”.

Aplicar el protector solar adecuado más de una vez, y ponerles ropa protectora son prácticas importantes para proteger a los niños de los rayos UV del sol.

La Dra. Braghiroli recomienda protectores solares de amplio espectro con un Factor de Protección Solar (SPF por sus siglas en inglés) de 50 o más alto, y que sea a prueba de agua (si se usa para las actividades en el agua o en altas temperaturas). Consulte con su médico acerca de la protección solar, especialmente si usted o su hijo tiene un problema de la piel subyacente o si tiene alguna otra inquietud.

Proteja a los niños pequeñitos del sol, manteniéndolos en la sombra lo más que pueda, además de vestirlos con mangas largas, pantalones, sombreros de ala ancha y gafas para el sol.

Cómo aplicarse el protector solar adecuado

Es mejor esperar 20 minutos después de aplicar el protector solar antes de salir al sol para permitir que los filtros de rayos UV penetren en la piel y formen una capa protectora. Los niños menores de un año no deben salir al sol del todo.

“Yo sé que a veces puede ser una batalla aplicarles protector solar a los niños”, dice la Dra. Braghiroli. “A ellos no les gusta esperar 20 minutos. Otra gran opción es usar ropa protectora como una camisa de manga larga. Eso ayuda bastante porque protege el área de la piel que está cubierta y no hay que preocuparse por aplicar protector solar debajo de la ropa. Siempre hay que aplicar protector solar en el área de la cara, las manos y cualquier otra parte del cuerpo que esté expuesta al sol”.

Los tipos de protectores solares

Esencialmente hay dos tipos de protectores solares: los bloqueadores ‘físicos’ y los bloqueadores ‘químicos’. Los protectores solares físicos funcionan como un escudo, puestos en la superficie de la piel y desviando los rayos del sol, según la American Academy of Dermatology (AAD). Estos contienen los ingredientes activos óxido de zinc o dióxido de titanio – ambos de los cuales se ha determinado que son seguros para usar por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés). Los dermatólogos dicen que se debe usar este tipo de protector solar si se tiene la piel sensible.

Los protectores solares químicos funcionan como una esponja, absorbiendo los rayos UV del sol, dice la AAD. Estos productos contienen uno de los siguientes ingredientes activos: oxibenzona, avobenzona, octisalato, octocrileno, homosalato y octinoxato. Esta lista incluye dos ingredientes que supuestamente son dañinos para los arrecifes de coral: la oxibenzona y el octinoxato. Estas fórmulas tienden a ser más fáciles de frotar en la piel sin dejar un residuo blanco. La FDA ha declarado que “hoy hay datos de seguridad suficientes” para la mayoría de estos químicos.

“La FDA no aprueba los protectores solares químicos porque algunos estudios demuestran que la piel absorbe ese protector solar químico y se puede encontrar en la sangre días después de haber sido aplicado”, explica la Dra. Braghiroli. “Los protectores solares (físicos) si están recomendados porque forman una barrera que desvía la luz UV del sol”.