Cómo preparar comidas a la parrilla con seguridad el 4 de julio y siempre

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

3 de julio de 2018


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

En los pasados meses, los oficiales de salud pública han estado ocupados investigando varios brotes de Salmonella e E. coli – dos tipos de bacteria completamente distintos – que pueden estar presentes en los alimentos contaminados.

Ahora, con la celebración del 4 de julio y con el resto del verano por delante, la seguridad en cuando a la preparación de los alimentos a la parrilla debe ser algo importante para las familias, especialmente en el clima caluroso y húmedo del Sur de la Florida.

Eso es debido a que las parrilladas en el Sur de la Florida casi siempre se hacen en las temporadas calurosas. Por eso, es de especial importancia tomar precauciones adicionales cuando se preparan alimentos perecederos tales como las carnes, las aves, los mariscos y los productos que contienen huevo. El clima caluroso brinda el entorno perfecto para que las bacterias y otros patógenos se multipliquen en los alimentos y causen infecciones alimentarias.

Y no es sólo de las carnes que hay que preocuparse. A veces las frutas y los vegetales crudos contienen gérmenes peligrosos tales como Salmonella, E. Coli y Listeria, que pueden enfermarle a usted y a su familia. En los EE.UU., más de la mitad de las infecciones alimentarias son causadas por bacterias en las frutas y los vegetales frescos; según los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés). Los vegetales más seguros son los vegetales cocidos; los próximos son los lavados, afirman los CDC.

Siempre lave o restriegue las frutas y los vegetales bajo agua corriente – aunque usted no se vaya a comer la cáscara – para que la tierra y los gérmenes en la superficie no se metan adentro cuando usted los corte, dicen los CDC. Corte cualquier parte dañada o magullada antes de preparar o comer.

“Limpie las superficies a menudo”, dice Tomas Villanueva, D.O, doctor en medicina interna con Baptist Health Primary Care. “Las bacterias de la carne mal cocida pueden crecer en los vegetales que han sido cortados en la misma superficie que la carne. Mezcle y use una solución desinfectante compuesta de una tapa de cloro por cada galón de agua para limpiar las superficies de las áreas de trabajo”.

He aquí más consejos útiles para la parrilla:

Antes de la parrillada:

    1. En el supermercado, compre la carne por último. Mantenga la carne cruda alejada de los otros alimentos en su carrito. Cuando vaya a pagar, pídale al cajero que envuelva la carne y las aves en bolsas plásticas. Esos pasos deben prevenir que los jugos de la carne cruda (los cuales contienen peligrosas bacterias) goteen en los demás productos.
    2. Lleve sus paquetes a casa lo antes posible. Los artículos perecederos deben ser refrigerados dentro de dos horas, o dentro de 60 minutos cuando las temperaturas exteriores están por arriba de los 90°F, según las autoridades de salud federales.
    3. Trabaje con las manos limpias. Lávese las manos por lo menos 20 segundos con agua tibia y jabón. Inspeccione el equipo de cocina, incluyendo la parrilla y los cepillos para la carne.
    4. Ponga los alimentos que se están marinando en el refrigerador. Las salsas que se usan para marinar las carnes y las aves crudas deben desecharse y no deben ser usadas en los alimentos ya cocinados. “No prueba la salsa ni la vuelva a utilizar después de que haya añadido la carne cruda”, dijo el Dr. Villanueva.
    5. Precaliente la parrilla. Caliente el carbón por entre 20 y 30 minutos antes de comenzar a cocinar.

En la parrilla:

  1. Los CDC recomiendan cocinar el pollo y la carne completamente, usando un termómetro diseñado para revisar la temperatura interna de la carne. Cocine la carne molida a una temperatura interna de 160°F, los bistecs y los asados a 145 ºF-160 ºF, y las aves hasta que alcancen una temperatura de 165°F, según Safe Food Handling: Seven Super Steps to Safe Food In the Summer, una publicación del gobierno.

Parrilladas Seguras

Separe: Cuando vaya de compras, escoja la carne, las aves y los mariscos por último y sepárelos de los demás alimentos en su carrito y en sus bolsas del supermercado.

Enfríe: Mantenga la carne, las aves y los mariscos refrigerados hasta que estén listos para cocinar. Cuando los esté transportando, manténgalos a una temperatura menos de 40°F en una neverita insulada.

Limpie: Lávese las manos con jabón antes y después de tocar la carne, las aves y los mariscos crudos. Lave bien las superficies de trabajo, los utensilios y la parrilla antes y después de cocinar.

Cocine: Use un termómetro de alimentos para asegurar que las carnes se cocinen con el calor adecuado para destruir las peligrosas bacterias. Cuando vaya a ahumar, mantenga la temperatura en el ahumador entre 225°F y 300°F para mantener la carne a una temperatura segura mientras se cocina.

  • 145°F – carne de res, puerco, cordero, ternera, pescado
  • 160°F – hamburguesas y otros productos de carne molida
  • 165°F – aves

Evite la contaminación cruzada: Deseche las salsas que han tenido contacto con las carnes crudas. Ponga las carnes cocinas en un plato limpio.

Refrigere: Divida las sobras en porciones pequeñas y colóquelas en contenedores llanos cubiertos. Póngalas en el congelador o en la nevera dentro de las primeras dos horas (o una hora después de cocinar si la temperatura exterior es de más de 90°F).

Fuente: www.cdc.gov/foodsafety