Cómo las bacterias intestinales afectan muchos aspectos de su salud

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

12 de July de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

La mayoría de las personas no se dan cuenta que comparten sus cuerpos con trillones de bacterias, hongos y otros microbios. La mayoría de estos viven en lo profundo de nuestros intestinos y se conocen colectivamente como el microbioma intestinal.

“El microbioma es la colección de bacterias que residen en el tracto gastrointestinal (GI), predominantemente en el colon”, explica Seth Rosen, M.D., gastroenterólogo con Baptist Health. “Estas son necesarias para el funcionamiento saludable y es muy normal tener todas esas bacterias desde poco después de nacer hasta que morimos. Y cuando hay alteraciones ahí dentro, eso puede conducir a las enfermedades”.

Las llamadas bacterias saludables en el microbioma intestinal producen vitaminas, incluyendo vitaminas B, B-12, tiamina y riboflavina, y ayudan a mantener las bacterias no saludables bajo control. Numerosos estudios en años recientes han encontrado que la salud del microbioma intestinal desempeña un papel más allá de nuestro sistema digestivo y puede afectar condiciones como la diabetes, la obesidad, la enfermedad cardiaca y el cáncer.

El Dr. Rosen habló del misterioso mundo del microbioma intestinal en un reciente episodio del podcast de Baptist HealthTalk, con su anfitrión Jonathan Fialkow, M.D., director médico auxiliar y jefe de cardiología de Miami Cardiac & Vascular Institute. No se pierda algunos de los interesantes puntos de su conversación.

Dr. Fialkow: ¿Cuáles son algunas de las condiciones médicas más comunes que ahora se están investigando y que están aumentando el interés en la función del microbioma?

Dr. Rosen:
“Bueno, de eso se ha hablado en cuanto a una variedad de situaciones, y más comúnmente con el síndrome del intestino irritable, donde el balance de los organismos parece desempeñar un papel clave. También se ha implicado en el Clostridium difficile (C difficile) o en la colitis pseudomembranosa, la cual uno puede desarrollar después de haber tomado antibióticos”.

Dr. Fialkow: Y esas son enfermedades diarreicas verdaderamente importantes, ¿verdad?

Dr. Rosen:

“Así es. Se ha hablado acerca de las enfermedades inflamatorias del intestino, como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerativa. Y también parece desempeñar un papel importante en el equilibrio del sistema inmunológico en el cuerpo y la inflamación generalizada del cuerpo. Se ha implicado un desbalance en el posible aumento de los marcadores inflamatorios y en la enfermedad cardiaca”.


Dr. Fialkow:
Correcto. Pensamos que las bacterias saludables nos protegen y nos ofrecen una barrera contra ciertas sustancias, las cuales de otro modo pueden ser absorbidas y pueden causar inflamación, y enfermedad cardiaca, y cáncer, e incluso obesidad. Están pensando que puede haber una conexión entre por qué ciertas personas pueden comer alimentos y luego las bacterias los digieren de cierta forma que aumenta la absorción de los alimentos y conduce a la obesidad y a otras cosas. Así que es algo verdaderamente fascinante. ¿Qué vemos en el microbioma con relación al uso de los antibióticos?

Dr. Rosen:
“Bueno, cuando se toman antibióticos se altera el balance de bacterias en el tracto gastrointestinal. Los antibióticos, especialmente los que usamos hoy en día, los que llamamos de amplio espectro o de amplio alcance contra muchas especies distintas de bacterias, alterará el equilibrio bacteriano del tracto gastrointestinal. Y el resultado de eso puede crear distintas condiciones. Algunas personas, mientras están tomando antibióticos, van a tener diarrea. Algunas tendrán gas e inflamación; algunas tendrán estreñimiento. Y todo esto es porque se ha alterado el equilibrio tan crítico que existe en el tracto gastrointestinal”.

Dr. Fialkow: Entonces, hablemos un poco acerca de los probióticos.

Dr. Rosen:
“Los probióticos son las llamadas bacterias saludables del tracto gastrointestinal. Existen literalmente decenas y decenas de probióticos en el mercado. Lo primero que la gente debe saber es que estos no son tratados como drogas por la FDA. La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos los clasifica como suplementos o suplementos alimenticios. Entonces, no pasan por las mismas rigurosas pruebas que se les hacen a las drogas. El único requisito que tiene una compañía es que tiene que asegurarse que sean seguros y no les hagan daño a las personas. Pero no existe requisito que demuestre que haya algún beneficio de tomarlos.

“Algunos probióticos han realizado ensayos clínicos y han demostrado que sí puede haber un beneficio. Y a menudo estos ensayos clínicos se están concentrando en una condición o enfermedad específica, ya sea diarrea o síndrome del intestino irritable, o quizás incluso la enfermedad del intestino inflamatorio. Sin embargo, cualquier probiótico que diga “Mejoramos su salud” probablemente no tenga ninguna evidencia científica sólida”.

Dr. Fialkow: ¿Hay situaciones en las cuales recomienda usted los probióticos a sus pacientes?

Dr. Rosen:
“Yo puedo recomendar probióticos cuando quiero tratar una condición específica donde pienso que el probiótico puede ser beneficioso y luego trato de elegir el probiótico. Y solo hay unos cuantos en los que ha habido ensayos clínicos. Yo elijo uno que tenga datos que apoyen el tratamiento de esa condición en particular.

“La gente que no tiene ningún problema y vienen a hacerse pruebas de detección de cáncer de colon y me preguntan que si deben estar tomando un probiótico. Si no tienen problemas entonces no hay motivo para que ellos se gasten su dinero en un probiótico. Estos en realidad tienden a ser bastante caros”.


Dr. Fialkow: ¿Y que tal los probióticos naturales? ¿Recomienda usted algún tipo de componentes dietéticos que hayan demostrado ser beneficiosos?

Dr. Rosen:
“La gente me dice, “Yo como yogur y dice que tiene probióticos”. El problema está en que no se puede comer suficiente yogur como para hacer una diferencia en el microbioma. Lo que sí se ha demostrado es lo que llaman prebióticos, que son ciertos alimentos saludables que actúan para estimular el crecimiento de las bacterias saludables en el tracto gastrointestinal. Hay ciertas fibras que son buenas para eso. Se ha hablado de que el extracto de diente de león (dandelion) es bueno. La coliflor y el brócoli también han demostrado ser prebióticos saludables. Y se pueden comprar suplementos que proclaman ser prebióticos. Estos no contienen probióticos, pero sí simulan las bacterias saludables en el tracto gastrointestinal”.

Dr. Fialkow: ¿Así que mi dieta de yogur, col fermentada y kimchi no va a funcionar bien si tengo una enfermedad diarreica por causa de un antibiótico?

Dr. Rosen:
“Probablemente no. De hecho, voy a jugar a ser abogado del diablo. Hubo un estudio que fue publicado el año pasado que cuestionó la eficacia de cualquier probiótico. Usted se toma un probiótico y tiene varios millones de colonias de bacterias y hay billones y billones en el tracto gastrointestinal, o hasta trillones. ¿Hace alguna diferencia que usted se tome una pastilla todos los días con varios millones de colonias bacterianas y que este tiene que bajar hasta la porción más baja de su tracto gastrointestinal?

“Y algunas personas han cuestionado si hace alguna diferencia en los estudios científicos. El problema con el kimchi y el yogur es que tienen mucho menos de lo que hay en esas pequeñas capsulitas. Así que, no, no se puede comer suficiente, aunque todas esas cosas son cosas saludables”.


Dr. Fialkow: Hablemos de los antibióticos. Sabemos que no debemos tomar antibióticos de no absolutamente necesitarlos.

Dr. Rosen:
“Usamos demasiados antibióticos en este país. Y no cabe duda de que es malo para la salud cuando se usan en exceso. Así que eso es lo primero.

“Otra cosa es que hay muchas, pero muchas personas que toman medicamentos inhibidores de bomba de protones, como Nexium, pantoprazole, Protonix, Prilosec, y omeprazole. Esos son los inhibidores de bomba de protones. Esos medicamentos controlan el ácido del estómago, el cual es una de nuestras primeras defensas contra las bacterias dañinas. Y ha sido demostrado que las personas que toman estos medicamentos por mucho tiempo tienen más problemas con el microbioma intestinal, y en el entorno del uso de los antibióticos, pueden ser más susceptibles a ciertas enfermedades, incluyendo C difficile. Así que yo diría lo mismo de los inhibidores de bomba de protones que de los antibióticos. No los use de no ser absolutamente indicados”.

Tags: ,