Como la prueba de A1C ayuda a detectar y a manejar la diabetes

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

27 de March de 2018


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

El Día de Alerta de la Diabetes cae el 27 de marzo este año. Esta observancia anual por la Asociación Americana de la Diabetes (ADA por sus siglas en inglés) suena una alarma de advertencia acerca de la prevalencia de la diabetes tipo 2. Muchos estadounidenses no saben que están en riesgo para esta seria enfermedad que tiene el potencial de ser de por vida.

El cuarto martes de cada mes de marzo, la ADA insta a todas las personas a que tomen menos de cinco minutos para contestar siete preguntas. Al final usted recibe un número del 1 al 10 para determinar su nivel de riesgo para la diabetes, con el 10 siendo el más alto.

Ya que la diabetes no tiene síntomas en sus primeras etapas, es importante hablar con su proveedor de atención de salud acerca de sus riesgos y de las pruebas para la enfermedad.

Hechos acerca de la prueba de A1C
La prueba de A1C es un análisis de sangre común que se utiliza para diagnosticar la prediabetes y la diabetes. Si se detecta la prediabetes, usted puede colaborar con su proveedor de atención de salud para tomar los pasos adecuados para prevenir o para atrasar el desarrollo de la diabetes tipo 2, según  Juliet Vento, M.D., médico de atención primaria con Baptist Health Primary Care. Si se diagnostica diabetes, el tratamiento para prevenir las complicaciones debe comenzar de inmediato.

La prueba de A1C refleja el nivel promedio de glucosa en la sangre (también conocida como azúcar en la sangre) a través de un período de tres meses. La prueba específicamente mide el porcentaje de hemoglobina – una proteína en los glóbulos rojos de la sangre – que está revestido de glucosa. Un porcentaje más alto indica niveles más altos de glucosa y un riesgo más alto de complicaciones de diabetes.

Un nivel normal de A1C es de menos de un 5.7 por ciento. Un resultado entre 5.7 y 6.4 por ciento es considerado prediabetes, lo cual indica un alto riesgo de desarrollar diabetes. Un nivel de A1C de 6.5 por ciento o más alto en dos ocasiones separadas confirma el diagnóstico de diabetes.

Cómo determinar su meta de A1C
Si usted es diagnosticado con prediabetes o diabetes, la prueba de A1C también se utiliza para medir cuán bien está usted manejando su condición. Su médico típicamente chequeará su nivel de A1C cada tres meses y personalizará su tratamiento según los resultados, dice la Dra. Vento.

Para la mayoría de las personas diagnosticadas con diabetes tipo 2, un nivel de A1C de 7 por ciento o menos es una meta común de tratamiento, según la mayoría de los expertos. Sin embargo, el American College of Physicians recientemente anunció nuevas directrices que permiten metas de glucosa menos estrictas de hasta un 8 por ciento.

“Un plan de tratamiento de diabetes debe ser personalizado”, dice la Dra. Vento. “Una meta más alta, inclusive más de un 7 por ciento, puede ser apropiada para muchas personas, tales como las personas de tercera edad. Su nivel de meta puede ser menos agresivo para poder evitar episodios de hipoglicemia (una condición en la cual el nivel de azúcar en la sangre se ve reducido a niveles peligrosamente bajos) y causa caídas, síncope y síntomas parecidos a los de los infartos cerebrales”.

Para determinar su meta de A1C, su médico considerará su edad, su salud general, su riesgo de hipoglicemia y de otras condiciones y su capacidad para implementar cambios saludables a su estilo de vida. Si su nivel de A1C es más alto que su meta, su médico puede recomendar un cambio en su plan de tratamiento para reducir su riesgo de desarrollar otros problemas de salud.

Cómo prevenir las complicaciones de la diabetes
Las personas con niveles de glucosa en la sangre crónicamente altos, o con una diabetes descontrolada, están en riesgo para complicaciones macrovasculares incluyendo retinopatía diabética, nefropatía y neuropatía, advierte la Dra. Vento. La retinopatía es un daño a la retina en la parte de atrás del ojo que puede causar la ceguera. La nefropatía es un daño al riñón, que puede causar insuficiencia renal. Y la neuropatía es un daño a los nervios, que ocurre mayormente en las piernas y los pies y causa la disfunción nerviosa.

La prediabetes y la diabetes tipo 2 son tratadas más a menudo con cambios al estilo de vida y con medicamentos. Los siguientes cambios saludables a su estilo de vida pueden ayudar a reducir sus niveles de glucosa en la sangre a su nivel de meta, o por lo menos pueden prevenir que aumenten:

  • Consuma una dieta saludable
  • Baje de peso
  • Haga ejercicios regularmente
  • Deje de fumar
  • Maneje su estrés
  • Tome sus medicamentos como sean recetados
  • Hágase chequeos regulares

La Dra. Vento aconseja a sus pacientes que busquen ayuda para manejar su diabetes. El programa de apoyo de diabetes de Baptist Health ofrece clases educativas y clases de cocina que enfatizan los hábitos saludables. Además, los enfermeros educadores certificados en diabetes y/o los administradores de atención siguen a los pacientes muy de cerca y ofrecen consejería individualizada en cuanto al estilo de vida, la nutrición y los medicamentos.

“El manejo de la diabetes requiere un régimen de auto cuidado diario, y su salud depende de su vigilancia y su cumplimiento con dicho régimen”, dice la Dra. Vento.

Etiquetas:


There are no comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *