Cómo evitar las quemaduras: Entendiendo los peligros en el hogar

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

6 de February de 2018


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Cocinar un potaje de frijoles no parece ser una actividad peligrosa. Tampoco lo parece el arreglar su bote, preparar una hamburguesa, hacerse una taza de té, encender una vela o relajarse al lado de una fogata.

Sin embargo, todas estas acciones han resultado en serias quemaduras que han sido tratadas en el Centro de Quemaduras de South Miami Hospital, el cual ofrece servicios completos para pacientes ingresados y ambulatorios.

“La gente subestima los peligros de muchas actividades”, dijo Ricardo Castrellon, M.D. (), director médico del Centro de Quemaduras. “Es un error muy común y lo veo todo el tiempo”.

Cada 60 segundos, alguien en los Estados Unidos sostiene una quemadura lo suficientemente seria como para requerir tratamiento, según la American Burn Association. El agua caliente del baño, las bebidas calientes y hasta la sopa calendada en el microondas pueden causar quemaduras devastadoras. Los accidentes en la cocina son bastante comunes, así como también los incidentes con las barbacoas, las velas y las fogatas que se prenden en la ropa y los fuegos de motores alimentados por la gasolina.

En un esfuerzo para prevenir dichas lesiones, la primera semana de febrero es designada como la Semana Nacional de la Concientización Sobre las Quemaduras, un tiempo en el cual se trata de regar la voz acerca de las precauciones para mantener a la gente más segura (vea los consejos abajo). Esos consejos son muy útiles, dijo el Dr. Castrellon, sin embargo, en el Sur de la Florida hay consideraciones adicionales ya que los riesgos para las quemaduras están influenciados por nuestra cultura y por nuestro clima

“Nadie habla de las ollas de presión, pero hemos visto muchas quemaduras debido a ellas”, dijo el Dr. Castrellon. “Muchos de nuestros pacientes nos dicen que estaban haciendo frijoles en una olla de presión”.

El Dr. Castrellon también señala que el agradable invierno en el sur de la Florida resulta en muchas quemaduras por parte de las fogatas. El mismo tipo de quemaduras que se ven durante el verano en otras partes del país. Las quemaduras por las barbacoas, tanto de gas como de carbón, también son más comunes durante los meses de invierno aquí que en los climas más fríos. “En el Sur de la Florida, es temporada de barbacoa todo el año”, dijo él.

Cuando ocurre una quemadura, es importante que se le evalúe lo antes posible por un profesional médico para reducir el riesgo de una infección, para promover su sanación, minimizar las cicatrices y preservar la función. “Usted nunca debe subestimar la seriedad de las quemaduras” dijo el Dr. Castrellon, que es cirujano plástico y reconstructivo. “Hay cosas que pueden ser tratadas sencillamente y sin cirugía que pueden convertirse fácilmente en situaciones quirúrgicas sin una pronta evaluación”.

Las quemaduras en las manos, pies, cara, genitales y articulaciones en particular requieren atención médica inmediata. “Aunque sea una quemadura pequeña, esta debe ser evaluada ya que estas quemaduras se pueden complicar rápidamente. Es mejor precaver que lamentar”, dijo él.

El Dr. Castrellon aconseja en contra de los remedios caseros para tratar hasta las quemaduras menores. “Yo he visto todo tipo de cosas”, dijo él. “La gente se pone mantequilla o piensan que el aloe se encarga de todo. Algunas personas ponen pasta de dientes en las quemaduras, lo que es extraño, pero eso parece ser una costumbre cultural. Otra mala idea es ponerse hielo directamente en una quemadura. Puede aliviar porque adormece el dolor, pero el hielo daña el tejido.

El mejor tratamiento inicial de primeros auxilios para las quemaduras, es correr agua fresca en el área lesionada por tres a cinco minutos para detener el proceso de la quemadura. Luego se debe cubrir el área con una gaza estéril o con un paño limpio. No use mantequilla, ungüentos ni remedios caseros en una quemadura ya que estas sustancias pueden atrapar el calor en el tejido y esto hace la quemadura peor. Esté al tanto de cualquier señal de infección como enrojecimiento que se extiende más allá del borde de la quemadura. Y siempre busque atención médica si una quemadura en cualquier parte del cuerpo es más grande que la palma de una mano. Nunca remueva ningún artículo de ropa que esté pegado a una quemadura ya que esto puede causar más daño e infección.

Cómo mantenerse seguro

He aquí algunos consejos de seguridad por parte de la American Burn Association, la U.S. Fire Administration y otros expertos:

  • Si está utilizando una olla de presión, asegúrese de que esté funcionando bien y que usted siga cuidadosamente las instrucciones para su uso. Chequee las válvulas y los sellos regularmente.
  • En la cocina, use las hornillas de atrás para cocinar, si es posible. Vire las maniguetas de las ollas hacia la parte de atrás de la estufa. Esto prevendrá los derrames de ollas y sartenes que contengan comida o líquidos calientes.
  • Nunca use guantes para el horno mojados ya que estos pueden causar quemaduras por escaldamiento.
  • Abra cuidadosamente los envases de comida caliente y aléjelos de su cara. El vapor caliente que proviene del envase puede causar quemaduras.
  • Nunca cargue a un niño mientras cocina, bebe o agarra alimentos o líquidos calientes. Mantenga a los niños pequeños por lo menos a 3 pies de cualquier lugar donde se esté preparando o aguantando un alimento o una bebida caliente.
  • Cuando esté usando la barbacoa, nunca añada carbón ni líquido para encender a ningún carbón que ya haya sido prendido.
  • Si usted está usando una barbacoa de gas y la llama se apaga, apague la barbacoa y el gas, luego espere por lo menos cinco minutos antes de volverla a prender para evitar la peligrosa acumulación de gas.
  • Asegúrese que la barbacoa de gas esté apagada por completo antes de cubrirla después del uso.
  • Use herramientas para barbacoa con maniguetas largas para darle al chef bastante espacio del calor y de las llamas.
  • Para evitar el escaldamiento, ponga el termostato de su calentador de agua para que el agua no esté más caliente de los 120°F. Siempre pruebe el agua de la ducha o del baño antes de meter a un niño o de meterse usted mismo.
  • Si usted tiene una lavaplatos en su casa, tenga mucho cuidado al abrir la puerta luego de que haya terminado un ciclo de limpieza. Las lavaplatos pueden producir una gran cantidad de vapor que puede ser muy peligroso para los niños que estén cerca.
  • No use ropa fluida cuando esté alrededor de velas o de otras fuentes de fuego.
  • Enséñele a los niños como parar, tirarse al suelo y rodar si sus ropas se prenden con fuego.

Para más información acerca del tratamiento de las quemaduras o para hacer una cita para atención de seguimiento, llame al Centro de Quemaduras al 786-662-2876 (BURN).

Etiquetas: ,