Cómo encontrar la nueva normalidad en un mundo caótico

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

26 de May de 2022


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

La pandemia de la COVID-19 ha traído consigo nuevos niveles de estrés, ansiedad y aislamiento. Pero incluso cuando una pandemia no está arrasando el mundo, la mayoría de nosotros nos encontramos con retos transformadores que ponen a prueba nuestra capacidad de adaptación y nuestra resiliencia. ¿Cómo podemos sobrevivir y prosperar en tiempos de caos?

Se trata de encontrar una “nueva normalidad”, algo que es distinto para cada persona, dijo un grupo de consejeros de salud mental de Baptist Health, que recientemente dirigió un seminario web comunitario gratuito llamado, “The New Normal – What Yours Will Look Like.” (La nueva normalidad – Cómo será la suya).

Amy Exum, consejera licenciada de salud mental, Baptist Health

“Lo normal cambia con el tiempo”, explica Amy Exum, consejera licenciada de salud mental. “Lo que es normal para mí hoy no lo era hace 10 años. Mi mente es diferente, mi cuerpo es diferente. Cuando pienso en la nueva normalidad, pienso en estar en un lugar que funciona para mi. Es algo cómodo y aporta cierta estructura a mi vida. Pero eso realmente difiere para cada persona y puede incluso cambiar de un momento a otro”.

Algunas personas tienen un problema con la palabra “normal”, una palabra que puede ser difícil de definir. Comúnmente, el término significa promedio o típico, no algo que la mayoría de nosotros se esfuerza por ser. Puede ayudar, dicen los consejeros, si se piensa en la normalidad como el lugar donde se encuentra el equilibrio en la vida.

La especialista certificada en recreación terapéutica Beth Ruhmann dice que no ha escuchado a nadie describir los últimos dos años como los mejores de su vida. Según la Organización Mundial de la Salud, el primer año de la pandemia de la COVID-19 causó un aumento del 25% en la ansiedad y la depresión a través del mundo.

“La mayoría de nosotros nos hemos enfrentado a grandes baches en el camino”, dice Ruhmann. “Tendemos a esperar que todo sea fabuloso. Un camino recto, sin baches, sin badenes, sin curvas”. Esa mentalidad puede crear dificultades, advierte ella. Si, por el contrario, esperamos que la vida nos lance algunas pelotas curvas, podemos aprender de nuestras experiencias. “Estos altibajos nos ayudan a crear resiliencia. Estas lecciones son valiosas para nuestro crecimiento”.

Dejando a un lado la pandemia, los acontecimientos transformadores pueden ir desde la pérdida de un trabajo hasta una enfermedad grave o la muerte de un familiar, un traslado a una nueva ciudad, un matrimonio, un divorcio o el nacimiento de un bebé.

Cuando se sienta desequilibrado, alejándose de lo que considera normal o sienta que está atascado, tenga en cuenta estos consejos:

Permítase llorar, enfadarse, afligirse. Reconozca que le han herido y permítase experimentar la emoción.

Reduzca sus expectativas. “Yo siempre he sido muy exigente”, dice Ruhmann. “Pero si doy un paso atrás y reduzco un poco mis expectativas, me presiono menos a mí misma y a los demás. No siento ese profundo nivel de tristeza ni me siento defraudada si alguien no ha hecho lo que yo esperaba”.

Cambie el libreto. Cuando sienta que se agobia o se de cuenta de que pasa más tiempo preocupado, enfadado o triste, cambie de rumbo. “Suele ser un proceso a lo largo del tiempo antes de llegar a un punto de ruptura”, dice Exum. Y aunque puede ser bueno tener un plan, entienda que está bien cambiar su plan.

Viva en el presente. Está bien echar de menos la vida que tenía antes, pero revivir el pasado una y otra vez puede hacer más daño que bien. Piense en el momento en el que se encuentra. Ponga su mente en la actividad que está haciendo, en la conversación que está teniendo.

Practique el autocuidado. Los consejeros practican lo que predican. Entre sus recomendaciones: atención plena, meditación, reflexión sobre la gratitud; ejercicio; música, arte y otras aficiones que disfrutan; pasar tiempo con las personas que les hacen felices.

Pida ayuda. “Es importante consultar con uno mismo y con los demás cuando se está pasando por grandes cambios”, dice Manuela Rodríguez, especialista en salud del comportamiento. “Lo ideal es hablar con los demás cuando nos encontramos en estas situaciones. Hablamos con nuestros seres queridos y amigos, con un entrenador de vida, con un consejero de salud mental”. Vea algunos recursos, a continuación, para ayudarle a encontrar un terapeuta.

Experimentar una pandemia es ciertamente nuevo para casi todo el mundo en la tierra. “Cuando oímos hablar por primera vez de la pandemia, la llamaron novedosa. Era algo nuevo. Ninguno de nosotros había pasado por algo así”, dice Rodríguez. “Nos ha sacudido a todos hasta la médula. El hecho de que sigamos funcionando es un gran testimonio de la fuerza que tenemos y de nuestra capacidad para superar los problemas.”

Las personas que estén sufriendo una crisis de salud mental, no deben esperar para hablar con alguien y deben llamar al 911 o a la National Suicide Prevention Lifeline al 1-800-273-TALK. Comenzando el 16 de julio, cualquier persona en los EE.UU. puede llamar al 988 y será conectada a la línea de vida. Es gratuita y está disponible las 24 horas del día.

En mayo, que es el Mes de la Concienciación sobre la Salud Mental, y durante todo el año, Baptist Health ofrece una serie de programas gratuitos de salud mental. Haga clic aquí para ver el calendario. Para más información sobre los servicios de salud mental de Baptist Health, visite https://baptisthealth.net/es/services/behavioral-health.

Además, durante todo el mes de mayo puede recibir un 25 por ciento de descuento en una consulta de salud mental de 45 minutos a través de Baptist Health Care On Demand ingresando el código de promoción: SELFLOVE25. La consulta cuesta normalmente $99.

Tags: , , , , , , , , ,