Cómo controlar su presión sanguínea en tiempos de estrés, y siempre

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

2 de November de 2020


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

La mayoría de las personas conocen esta medida vital como un número alto y uno bajo, lo cual se refiere a la presión de la sangre contra las paredes de las arterias. No hay duda alguna de la importancia de mantener la presión sanguínea dentro de una medida normal. El nivel normal es menos de 120/80 mmHg.

Conocer sus números incluye saber su presión sanguínea, sus niveles de azúcar en la sangre y su colesterol, todas las lecturas que usted obtiene durante un chequeo de salud regular con su médico de atención primaria. Sin embargo, en estos tiempos de incertidumbre, nada parece “regular” o “normal” y el estrés está afectando la presión sanguínea de muchas personas además de otros factores de salud. La pandemia de la COVID-19, las incertidumbres económicas y ahora una elección nacional muy reñida han hecho del estrés un reto para casi todo el mundo.

La presión sanguínea puede verse directamente afectada por el estrés, particularmente en aquellas personas hipertensivas o pre-hipertensivas (que están al borde de tener presión alta); o para aquellas personas que son hipertensivas y no lo saben y no han sido diagnosticadas.

“Esto es algo que vemos en nuestra práctica clínica – gente que ha tenido la presión bien controlada y de repente pasan por un período en su vida particularmente estresante”, dice Ian Del Conde, M.D., especialista cardiovascular con Miami Cardiac & Vascular Institute. “Desafortunadamente, se puede ver que hay una relación entre el estrés emocional que puede conducir a presiones sanguíneas elevadas por períodos prolongados”.

He aquí algunos hechos en blanco y negro: Alrededor de la mitad de los adultos en los Estados Unidos (108 millones o 45 por ciento) tienen hipertensión, definida como una presión sistólica de más de 130 mm Hg o una presión diastólica de más de 80 mm Hg, o están tomando medicamentos para la hipertensión. Solo alrededor de 1 de cada 4 adultos (24 por ciento) con hipertensión tienen su condición bajo control, según los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés).

La presión alta es conocida como el ‘asesino silencioso’ por algo, dice Eli Friedman, M.D., director médico de cardiología deportiva en Miami Cardiac & Vascular Institute.

“Eso se debe a que muchas veces la gente anda por ahí con presiones sistólicas de 160 o 170 (120 o menos es lo normal), y no lo sienten”, dice el Dr. Friedman. “Algunas personas pueden tener dolores de cabeza, pero otras no sienten nada. Es importante reconocer cuando se está sintiendo estrés”.

Un torrente de estudios recientes ha confirmado que un programa regular de ejercicios puede reducir la presión sanguínea tan eficazmente como tomar medicamentos – aunque usted siempre debe consultar con su médico acerca del efecto de los ejercicios en su tratamiento. Los tipos de ejercicios incluidos en los estudios incluyen caminar, trotar, montar bicicleta y nadar. El entrenamiento con pesas u otras formas de entrenamiento de resistencia también fueron parte del estudio, así como también una combinación de ejercicios aeróbicos y entrenamiento de resistencia.

“Yo quisiera que esto fuera mucho más común de lo que es, pero sí he visto a muchos pacientes que pueden perder una cantidad sustancial de peso y su hipertensión desaparece por completo”, dice el Dr. Del Conde. “Así que para algunos pacientes, un cambio audaz en su estilo de vida es lo suficiente como para ellos poder dejar su terapia con medicamentos por completo. Y eso es lo que yo desearía para todos los pacientes. Pero obviamente ese no es el caso para todo el mundo”.

He aquí los cambios que se pueden hacer para manejar la presión sanguínea, según la American Heart Association:

  • Consuma una dieta balanceada que sea baja en sal
  • Limite el consumo de alcohol
  • Disfrute de la actividad física regular
  • Maneje el estrés
  • Mantenga un peso saludable
  • Deje de fumar
  • Tome sus medicamentos adecuadamente
  • Colabore junto con su médico

Tags: ,