Cirugía ‘híbrida’ de bypass coronario: De vuelta a la vida normal en una semana

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

17 de July de 2020


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Cada año en los Estados Unidos, re realizan alrededor de 240,000 cirugías de injerto de derivación de la arteria coronaria (CABG por sus siglas en inglés), según las estadísticas publicadas por la American Heart Association. El procedimiento, mejor conocido como cirugía de bypass o cirugía de corazón abierto, involucra abrirle paso a una arteria bloqueada o estrecha del corazón con un vaso sanguíneo de otra parte del cuerpo, usualmente derivado del pecho o de la pierna, e injertado en las arterias existentes.

Durante la cirugía tradicional de bypass, el esternón del pecho es cortado para obtener acceso al corazón, cuyos latidos son detenidos y el cual es conectado a una máquina cardiopulmonar para mantener la sangre corriendo a través del cuerpo durante la cirugía.

Mientras que el número de cirugías de bypass de las arterias coronarias realizadas cada año indica que es un tratamiento común con tasas de supervivencia documentadas de cinco a 10 años de 85 a 95 por ciento y 75 por ciento respectivamente, la cirugía tradicional de corazón abierto lleva consigo serios riesgos, y la recuperación es larga. Las tendencias actuales en cuanto a la enfermedad cardiaca demuestran que muchos pacientes que requieren cirugía cardiaca de bypass son más jóvenes o más viejos y más enfermos con otras enfermedades subyacentes, indicando que la cirugía de bypass de corazón abierto necesitaba una actualización.

Joseph McGinn, M.D.
Joseph McGinn, M.D., jefe de cirugía cardiaca

Ahí es que entra Joseph McGinn, M.D., jefe de cirugía cardiaca en Miami Cardiac & Vascular Institute, quien es pionero de un enfoque mínimamente invasivo para la cirugía cardiaca de bypass, usando la “Técnica McGinn”.

“La cirugía de injerto de derivación de la arteria coronaria, o MICS CABG, que realizamos en Miami Cardiac & Vascular Institute es un procedimiento híbrido que muy pocos cirujanos cardiacos realizan debido a su complejidad y a la necesidad de tener equipos especializados”, dijo el Dr. McGinn. “Sin embargo, con este enfoque, podemos operar a los pacientes mucho más enfermos y mucho más viejos con menos complicaciones que con la cirugía tradicional de corazón abierto. También podemos devolver a los pacientes más jóvenes, que tienen familias que mantener, a sus vidas normales más rápidamente”.

Durante la cirugía MICS CABG, el Dr. McGinn hace tres incisiones. La incisión más grande, la cual mide entre 2 y 3 pulgadas, es hecha en el pecho entre las dos costillas, evitando el músculo y la necesidad de romper ningún hueso. A través de esta incisión, la cual el Dr. McGinn llama “la ventana”, se puede trabajar en el corazón y en sus arterias sin la necesidad de usar la máquina cardiopulmonar. Los vasos sanguíneos,  que son derivados de la parte de adentro de la pared del pecho, o a veces de la pierna, son injertados dentro de la red de arterias del corazón, evitando las arterias bloqueadas y permitiendo que la sangre fluya alrededor de estas. Las otras dos incisiones, cada una midiendo entre 1 y 1.5 centímetros de largo, le permiten al cirujano usar instrumentos para traer al corazón más cerca de “la ventana”.

Más rápida recuperación, menos complicaciones

“Al no tener que cortar el hueso para obtener acceso al corazón, el paciente puede evitar entre dos y tres meses de recuperación”, dijo el Dr. McGinn. Los beneficios adicionales incluyen una estadía más corta en el hospital – generalmente de tres o cuatro días, menos pérdida de sangre, menos complicaciones, menos dolor y no hay restricciones en cuando a levantar peso o hacer ejercicios después de la cirugía. “La mayoría de los pacientes pueden volver al trabajo y a sus actividades normales una semana después de la cirugía”.

El Dr. McGinn también dice que al eliminar el uso de la máquina cardiopulmonar, ocurren menos complicaciones dentro del procedimiento de MICS CABG que con la cirugía de bypass tradicional.

“Cuando detenemos el corazón para la cirugía cardiaca de bypass, los pacientes pueden experimentar más complicaciones a medida que el corazón comienza a “despertarse”, dijo él. “Como no detenemos el corazón con este enfoque, esas complicaciones ya no existen”.

El Dr. McGinn dice que el aspecto mínimamente invasivo de la Técnica McGinn, significa que los pacientes que antes tenían que esperar a recuperarse de otros procedimientos cardiacos como los reemplazos de válvula aórtica transcatéter (TAVR), antes de someterse a una cirugía de bypass, ya no tienen que aplazar la compleja y a menudo urgente cirugía debido a los riesgos elevados.

“Recientemente realicé una cirugía mínimamente invasiva de CABG en un hombre de 78 años, una semana después de él haberse reemplazado la válvula aórtica a través de un catéter insertado por la ingle”, dijo el Dr. McGinn. “Ese paciente salió del hospital cuatro días más tarde y ya está haciendo ejercicios y viviendo la vida”.

Similarmente, el Dr. McGinn realizó el procedimiento en Isaac Del Val de 43 años, después de haber sufrido un ataque cardiaco.

“Los pacientes más viejos y más enfermos toleran muy bien este procedimiento así como también los pacientes más jóvenes”, dijo el Dr. McGinn. “Es un cambio revolucionario en la cirugía cardiaca”.

Tags: , ,