Cinco peligros de la privación del sueño

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

19 de July de 2013


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

¿Le falta recargarse las pilas? Las noches sin dormir traen más queojeras. La falta de sueño está relacionada con una creciente lista de condiciones y enfermedades crónicas, incluyendo enfermedades del corazón, hipertensión, diabetes, obesidad y depresión.

Una investigación reciente a nivel nacional indica que un déficit de sueño aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular, el asma y el cáncer. Esto se debe a que la falta de sueño provoca cambios poco saludables en los sistemas hormonales, nervioso e inmunológico.

“La falta de sueño causa estragos en su reloj interno y lo pone en riesgo de enfermedades crónicas”, dijo el Dr. Timothy Grant, director médico de Baptist Sleep Center (Centro de Diagnóstico del Sueño Baptist) en Sunset.

¿Cuánto sueño es suficiente? La Fundación Nacional del Sueño recomienda una dosis diaria de entre siete y ocho horas para los adultos (y aún más para los niños y adolescentes). Las señales de alerta de trastornos del sueño que pueden conducir a la privación de sueño son menos de siete horas de sueño de forma regular, ronquidos fuertes y otros disturbios del sueño.

Aquí hay cinco enfermedades y condiciones importantes relacionadas con la privación del sueño, según el Dr. Grant:

1. Enfermedad del corazón: Los trastornos del sueño sin tratar, especialmente la apnea del sueño, aumentan el riesgo de enfermedades del corazón, incluyendo latidos irregulares o arritmias, dice el Dr. Grant. La apnea del sueño provoca un paro respiratorio entre cinco y treinta veces o más en una noche, durante al menos 10 segundos cada vez. Ese escenario crea una presión sobre el corazón que potencialmente pone en la vida en peligro y aumenta el riesgo de infarto, fibrilación auricular, incluso un paro cardíaco. Los ronquidos intensos, falta de aire, o asfixia en la noche, podrían ser señales de apnea del sueño. Un estudio del sueño puede detectar la apnea del sueño y ayudan a delinear una estrategia de tratamiento eficaz.

2. Hipertensión: La presión arterial normal bajamientras el cuerpo descansa y recupera los sistemas internos cada noche. La privación del sueño y la apnea del sueño perturban el proceso y contribuyen a una mayor presión arterial. La apnea del sueño provoca que deje de respirar por breves periodos durante el sueño, lo que produce una alarma interna que le permite reanudar la respiración. Todo sucede en cuestión de segundos. Pero cuando suena la alarma interna repetidamente a lo largo de la noche, su cuerpo se ve privado de sueño de calidad y su presión arterial se ve elevada durante el día y la noche. La hipertensión aumenta el riesgo de accidentes cerebrovasculares y otras enfermedades.

3. Diabetes: Hay evidencia de que los cambios hormonales provocados por la falta de sueño también pueden aumentar el riesgo de diabetes tipo 2, una condición en la cual el cuerpo no es capaz de convertir el azúcar de los alimentos en energía, creando niveles peligrosamente altos de azúcar en la sangre. En junio, la Academia Americana de Medicina del Sueño emitió una alerta sobre una relación entre los trastornos del sueño y la diabetes tipo 2.

4. Obesidad: Aproximadamente el 65 por ciento de los estadounidenses están obesos, una condición que aumenta el riesgo de otras enfermedades importantes, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Además del estilo de vida y los factores genéticos, también causan riesgo los trastornos del sueño. La falta de sueño altera las hormonas que controlan el metabolismo, el apetito y el azúcar en la sangre, le puede conducir al aumento de peso significativo. Tanto el hambre como la privación del sueño comparten síntomas y las similitudes pueden confundir al cuerpo, según un estudio de la Universidad de Chicago. Así, se puede confundir la necesidad de dormir con una tentación de comer en exceso que realmente es sueño.

5. La depresión clínica: Los trastornos del sueño están relacionados con la depresión clínica (tristeza persistente, ansiedad y letargo), que afecta al menos a 20 millones de personas, según la Fundación del Sueño. La privación del sueño altera las hormonas que regulan el estado de ánimo, los niveles de energía y la claridad mental. “La relación entre el sueño y la enfermedad depresiva es compleja: La depresión puede causar problemas para dormir y los trastornos del sueño pueden causar o contribuir a las condiciones depresivas”, reveló un informe de la Fundación del Sueño. El Dr. Grant dice que las estrategias de tratamiento de salud mental deben incluir una revisión de la historia del sueño de un paciente, con un estudio del sueño, si está indicado, para determinar si un trastorno del sueño es un factor subyacente o significativo. Una depresión en curso aumenta el riesgo de un paciente para una variedad de problemas de salud física, incluyendo enfermedades del corazón.

El Dr. Grant recomienda que las personas que no se sienten descansados después de una noche de sueño deben consultar a sus médicos. La mayoría de los trastornos del sueño pueden ser diagnosticados con un estudio del sueño en un centro de diagnóstico del sueño como los que se encuentran en los hospitales Baptist, South Miami, Homestead y Mariners, así como en los Baptist Sleep Centers en Galloway, Sunset, Miami Lakes y Pembroke Pines.

El Dr. Grant dice que el sueño no esun lujo o una estrategia de belleza sino una necesidad. Esto lo sabía Benjamin Franklin hace más de 250 años, cuando escribió: “Temprano a la cama y temprano para levantarse hace una persona saludable, próspero y sabio”. ¡dulces sueños!

 

 

Tags:


There are no comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *