Cigarrillos electrónicos: los daños ocultos de sus ingredientes tóxicos

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

11 de abril de 2018


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Los sabores a fruta y el humo sin olor emitido por los cigarrillos electrónicos no son tan inofensivos como creen sus usuarios. Los 10 millones de adultos y adolescentes que fuman cigarrillos electrónicos regularmente en los Estados Unidos están siendo expuestos a varios niveles de químicos tóxicos, según un nuevo estudio por los investigadores de la Facultad de Medicina de University of North Carolina, que ha instado a la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) a evaluar la regulación de los ingredientes y los sabores de los productos de tabaco, incluyendo los cigarrillos electrónicos.

“Mientras que no sabemos exactamente los niveles de toxinas que están creando estos dispositivos, muchos de los ingredientes en los cigarrillos electrónicos, cuando se calientan y se inhalan, crean niveles peligrosos como aquellos que se encuentran en los carcinógenos clase uno”, afirmó Michael Hernandez, M.D., neumólogo con el Programa de Salud Pulmonar de South Miami Hospital. “Este tipo de carcinógeno causa enfermedades respiratorias, daños a los pulmones y en algunos casos, cáncer. Definitivamente existe una preocupación con el uso a largo plazo de estos químicos”.

El líquido dentro de los cigarrillos electrónicos contiene varios niveles altos de metales tóxicos, según encontró un estudio encabezado por los investigadores de la Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health. Los primeros cinco tipos de metales, mayormente el cadmio, el cromo, el plomo, el manganeso y el níquel – se encuentran en el espiral que calienta el líquido y lo convierte en vapor. En su forma de aerosol, estos metales pueden causar serias condiciones de salud tales como neurotoxicidad, enfermedad cardiovascular, enfermedad respiratorios y cáncer de pulmón, dicen los investigadores.

Un estudio reciente por el National Institute of Environmental Health Sciences encontró que la cantidad de plomo en un líquido electrónico es 25 veces más alta después de haberse calentado a través de un cigarrillo electrónico.

Fumar cigarrillos electrónicos es popular entre los jóvenes y los adolescentes

Más de dos millones de estudiantes de escuela intermedia y secundaria usan cigarrillos electrónicos actualmente, según los datos del National Youth Tobacco Survey, publicado en el 2016 por los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés) y la FDA. Mientras que el uso de cigarrillos electrónicos entre los jóvenes excede el uso de los cigarrillos y otros productos de tabaco entre los mismos, los cigarrillos electrónicos también están causando que más jóvenes hagan la transición a fumar cigarrillos.

En una encuesta reciente, 168,000 adolescentes que nunca habían fumado antes dijeron que se hicieron adictos a los cigarrillos electrónicos después de haberlos probado por primera vez, dice el Dr. Hernandez. Otro estudio demostró que los estudiantes de escuela secundaria que usaron cigarrillos electrónicos en los últimos 30 días tenían mayores probabilidades de fumar cigarrillos seis meses después, según el National Institute on Drug Abuse.

“Lo que sí sabemos de los datos limitados recopilados hasta la fecha, es que fumar cigarrillos electrónicos lleva a un mayor consumo de cigarrillos regulares, especialmente entre los adolescentes”, dijo el Dr. Hernandez, quien también encabeza los programas para dejar de fumar de South Miami Hospital. “Los sabores a fruta de los cigarrillos electrónicos han creado un nuevo grupo de personas jóvenes adictas a la nicotina, y los cigarrillos electrónicos se han convertido en una entrada hacia el tabaquismo”.

Más de un 80 por ciento de los estudiantes de escuela intermedia y escuela secundaria quienes usan cigarrillos electrónicos dicen que los usan “porque vienen en sabores que me gustan”, según un estudio publicado en la revista Journal of the American Medical Association.

La forma en la cual los jóvenes están consumiendo cigarrillos electrónicos también puede estar aumentando la cantidad de químicos dañinos que están inhalando. Un nuevo dispositivo que parece una unidad flash USB, llamado el “Juul”, está engañando tanto a los padres como a los maestros. Es pequeño y discreto y hasta se carga como un USB en una computadora o en otro portal para unidades USB. Una gran atracción para los jóvenes es el sabor del “jugo” o el líquido que proporciona el combustible para el Juul. Mango, menta y frutas frescas son algunos de los sabores disponibles que están tentando a los jóvenes.

A pesar del tamaño tan pequeño del dispositivo, el Juul administra una dosis poderosa. Un paquetito de líquido, el cual rinde alrededor de 200 inhalaciones, contiene la misma cantidad de nicotina de una cajetilla de cigarrillos. La concentración de nicotina es de alrededor de 59 mg/mL, que el más del doble de los otros productos de cigarrillos electrónicos.

“Las afirmaciones de los fabricantes de que los cigarrillos electrónicos son más ‘limpios’ que los cigarrillos regulares son probablemente algo ciertas, pero estos tienen otras cosas que también son peligrosas”, dijo el Dr. Hernandez. El problema es que no existen datos de salud a largo plazo acerca del uso de los cigarrillos electrónicos. En realidad, no sabemos los niveles de carcinógenos y metales que están proporcionando estos dispositivos”.


There are no comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *