- Resource | Baptist Health South Florida - https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/ -

Carla fue diagnosticada con cáncer de seno – también lo fueron sus hermanas y sus hijas en un extraordinario caso de ‘historial de familia’

Luego de que tres de las cuatro hermanas de Carla Walker desarrollaran cáncer de seno, ella vivía con el inquietante presentimiento de que ella sería la próxima. Esa sensación resultó ser correcta. En febrero del 2019, un MRI detectó un tumor demasiado pequeño para ser detectado por una mamografía. Era cáncer ductal invasivo, el cual representa alrededor de un 80 por ciento de todos los cánceres de seno.

“Fui muy, pero muy afortunada”, dice Walker (que aparece en la foto de arriba). Mi cáncer de seno era etapa 1-A. Era del tamaño de un garbanzo”.

La detección y el tratamiento temprano significaron un excelente pronóstico para la madre de dos, de 59 años, quien trabaja para Miami-Dade County Fire Rescue como coordinadora de entrenamiento para despachadores de bomberos, policías y personal de 911.

“Yo sabía que quería hacerme una mastectomía, si fuera posible”, dice ella. “Sólo quería anular definitivamente cualquier probabilidad de que volviera a recurrir, si hubiera forma alguna de eso. Eso no quiere decir que no recurrirá, porque sí puede, pero yo quería disminuir esas probabilidades”. Starr Mautner, M.D., cirujana de seno en Miami Cancer Institute, guio a Walker a través de sus opciones de tratamiento, discutiendo los riesgos y los beneficios de una lumpectomía versus una mastectomía.

“Al final, Carla tuvo que tomar la decisión correcta para ella”, dice la Dra. Mautner. “Y esa fue una decisión muy personal. Para ella, hacerse una mastectomía bilateral era la única manera en que ella podría sentirse tranquila, pero esta no es necesariamente la decisión correcta para todas las pacientes”.

El historial de familia y las pruebas genéticas

Antes de su diagnóstico, Carla y sus hermanas con cáncer de seno se habían sometida a pruebas genéticas. Ninguna de ellas tenía ninguna mutación genética asociada con un alto riesgo para el cáncer de seno. Mientras que el historial de familia es importante, la Dra. Mautner enfatiza que sólo alrededor de un 10 por ciento de todos los cánceres de seno están vinculados con una mutación genética, como la mutación del gene BRCA.

“Lo más importante al discutir el historial de familia para pacientes con cáncer de seno es que no solamente importa la familia del lado materno”, dice la Dra. Mautner. “Por sentido común diríamos, ‘Bueno si mi madre no lo tuvo y mi abuela no lo tuvo en su lado, entonces puede que yo no tenga que preocuparme’. Y eso simplemente no es cierto. El historial del lado paterno es igualmente importante ya que heredamos la mitad de nuestros genes de nuestro lado paterno”.

Mientras Carla se recuperaba de su cirugía, recibió la noticia de que Jillian, una de sus hijas, que son gemelas idénticas, había encontrado un bulto en uno de sus senos. Dos días después de su cumpleaños de 34 años, Jillian, que vive en Lakeland, Florida, fue diagnosticada con cáncer de seno triple negativo. A principios de este año, su hermana gemela Samanta, en Phoenix, recibió el mismo diagnóstico. Las pruebas genéticas subsecuentes revelaron que ambas de sus hijas habían heredado la mutación genética BRCA de su padre, quien por su parte, la pudo rastrear a su padre.

“La historia de Carla es tan única y tan desafortunada”, dice la Dra. Mautner. “Es increíble que ella estaba atravesando un cáncer que fue detectado extremadamente temprano y que luego una de sus gemelas fuera diagnosticada. Y porque son idénticas, hace sentido que la otra hija tuviera la misma composición genética y también tenía un riesgo extremadamente alto. Ambas de sus hijas tuvieron un cáncer mucho más agresivo que el de Carla. No solamente requirieron cirugía, pero también quimioterapia. Afortunadamente, todas están muy bien”.

El Centro de Apoyo Para Pacientes de Cáncer Walker agradece al Centro de Servicios de Apoyo Para Pacientes de Miami Cancer Institute por ayudarla a enfrentar su cáncer y la traumática noticia de la lucha de sus hijas contra el cáncer. “Yo necesitaba ayuda con el manejo de mi diagnóstico, del diagnóstico de mi hija, y luego con el diagnóstico de mi otra hija”, dice ella. Se siente agradecida por todo el apoyo que recibió de Beatriz Currier, M.D., Directora Médica del Centro de Servicios de Apoyo Para Pacientes y Jefa de Oncología Psiquiátrica de Miami Cancer Institute.

“Verdaderamente me hice un hogar en el Centro de Servicios de Apoyo Para Pacientes. He usado al fisiólogo de ejercicios. Me he hecho acupuntura. Me he dado terapia de masaje. He trabajado con dos dietistas del centro. Mi experiencia no puede haber sido mejor”.

Más recientemente, Walker aprovechó un servicio único ofrecido a través del Centro de Servicios de Apoyo Para Pacientes; el tatuaje del pezón. Ella explica que: “Después de mi mastectomía, no tenía pezones ni areola. Esa parte de mi piel había sido removida. Así que me sentía vacía. No me sentía bien. Cuando me fui a hacer ese primer tatuaje, ella me hizo un tatuaje en 3D del pezón y la aureola y luce absolutamente real. Los resultados fueron maravillosos y me siento muy contenta. Me sonrío ahora cada vez que me miro al espejo”.

La Dra. Mautner piensa que el tatuaje de pezón es un servicio importante que ofrecen, diciendo, “Los tatuajes de los pezones pueden parecer algo trivial, pero para las mujeres que han perdido sus pezones, eso es algo enorme desde el punto de vista psicológico. Hoy Carla está a año y medio después de su cirugía y le va muy bien. Tiene un excelente pronóstico y la reconstrucción de los pezones verdaderamente completó su jornada y se siente completa de nuevo. Su confianza y su energía han regresado y es evidente que se siente nuevamente normal”.

El ejercicio también ha desempeñado un papel importante en la recuperación de Carla. Ella es miembro del equipo de remo Save Our Sisters de “dragon boat” junto con otras sobrevivientes de cáncer de seno.

“Nos montamos en nuestro bote, nuestro bote color de rosa con nuestro remos color de rosa y nuestras camisetas color de rosa y nos movemos. Ha sido algo vital para mí porque es una gran manera de combatir el estrés. Es una manera de hacer ejercicios y esas son las cosas que se necesitan después del cáncer. Y se hacen con mujeres que saben que tienes dolor y que eres fuerte y que estás pasando por algo”, dice ella.

Walker ofrece este consejo a las mujeres que están enfrentando el cáncer de seno: “Absolutamente no se pueden dar por vencidas. Tiene que seguir adelante. Cuando piensen que han llegado al final, tienen que dar ese próximo paso. Encuentren la manera, importa como sea”.