Caminando luego de la enfermedad arterial periférica

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

19 de octubre de 2017


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

A Michael Greenman le fascina caminar, especialmente alrededor del zoológico. Sin embargo, cuando a los 58 años comenzó a sentir dolores en las piernas que eventualmente se convertirían en algo tan molesto que él ya no podría terminar sus caminatas en ZooMiami, buscó ayuda médica.

El Sr. Greenman, que es diabético, sabía las complicaciones que podían ocurrirle debido a su condición, tal como el daño a los nervios y la enfermedad cardiovascular. Pero cuando su médico primario lo refirió a un cirujano vascular, él no sabía lo que podía esperar. Luego vino un sorprendente diagnóstico – EAP o la enfermedad arterial periférica.

“Él tenía una obstrucción en la arteria de la pierna”, afirmó Barry Katzen, M.D., fundador y ejecutivo médico principal de Miami Cardiac & Vascular Institute. “Le pusimos un pequeño catéter con un balón que tenía medicamento para evitar que se estrechara la arteria a largo plazo”.

El procedimiento, conocido como angioplastia, es realizado por un radiólogo intervencionista o por un cirujano vascular a través de un procedimiento quirúrgico de baipás. La terapia por catéter reestablece el flujo de sangre a las piernas y se utiliza para tratar la enfermedad arterial periférica que ha avanzado más allá de las primeras etapas de dicha enfermedad.

La EAP es una enfermedad que afecta las arterias de una persona – la mayoría de las veces en los vasos sanguíneos que llevan sangre a las piernas. Es más común en personas que tienen enfermedad cardiaca o condiciones que pueden causar complicaciones cardiovasculares, así como la diabetes.

Luego de recuperarse del procedimiento y de aumentar su resistencia, el Sr. Greenman ha vuelto a sus caminatas regulares.

“Ahora puedo caminar mucho más y me siento muy feliz al respecto”, afirmó el Sr. Greenman.

Etiquetas: , , ,