Avances en la reparación de lesiones de tobillo: Incisiones minúsculas, recuperaciones más cortas

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

5 de May de 2022


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Las lesiones de tobillo pueden ser difíciles de tratar, incluso cuando no es necesaria la cirugía. Entre las más difíciles de reparar se encuentra el término médico: lesiones osteocondrales del astrágalo (OCLT por sus siglas en inglés).

OCLT es una condición que afecta al cartílago de la articulación del tobillo, específicamente al astrágalo, uno de los tres huesos que se unen en el tobillo; los otros dos son la tibia y el peroné. Cary B. Chapman, M.D., cirujano ortopédico con Baptist Health Orthopedic Care, se especializa en este tipo de lesiones de tobillo. Ha participado en estudios clínicos para mejorar un procedimiento mínimamente invasivo para reparar artroscópicamente las OCLT más serias.


Cary B. Chapman, M.D., cirujano ortopédico con Baptist Health Orthopedic Care.

“Un defecto osteocondral del astrágalo es básicamente como un bache en el hueso del astrágalo”, explica el Dr. Chapman. “El hueso del astrágalo es un hueso del interior del tobillo que permite que éste suba y baje. Por eso, cuando un paciente se tuerce el tobillo, el astrágalo se desplaza dentro de la articulación del tobillo y se puede dañar un trocito de cartílago o de hueso.  La gran mayoría de estas lesiones son causadas por esguinces o por algún tipo de trauma”.

El cartílago dañado en la zona del tobillo puede causar dolor y, en algunos casos, una seria inestabilidad al caminar. Aunque los esguinces de tobillo en sí mismos son extremadamente comunes – aproximadamente unos 30,000 ocurren cada día en los Estados Unidos – este tipo de lesiones representa un pequeño porcentaje de estas, dijo él. “¿Es común en general? Probablemente no. ¿Pero es algo que veo con frecuencia? Sí”, dijo el Dr. Chapman.

El tratamiento depende en el tamaño de las lesiones

Que la cirugía tradicional o los procedimientos mínimamente invasivos puedan reparar los OCLT depende del tamaño de las lesiones. Las lesiones más pequeñas tienen más opciones. En algunos casos, las opciones no quirúrgicas son adecuadas, como los medicamentos y la fisioterapia.

Para los casos de lesiones más pequeñas “que no tienen ningún otro problema”, un procedimiento llamado cirugía de microfractura podría ser la mejor opción. “Es cuando esencialmente limpiamos el bache y perforamos agujeros muy pequeños en la base del bache”, explica el Dr. Chapman. “El defecto osteocondral se llenaría con la sangre del paciente, que es como el asfalto”.

Sin embargo, este procedimiento requiere unos dos meses para que la “repavimentación” del “bache” tenga lugar y permita al paciente caminar completamente sobre ese tobillo. “Normalmente, tengo al paciente sin pisar durante un mes, lo que permite que su sangre se convierta en algo llamado fibrocartílago porque no podemos fabricar cartílago nuevo.  A esto le sigue otro mes de soporte parcial de peso”.

El tratamiento las lesiones más grandes

Para las lesiones más grandes, también hay distintas opciones. El Dr. Chapman se enfoca en un método, llamado el procedimiento OATS (la sigla en inglés para transferencia de autógrafos osteocondrales).

“OATS se trata de tomar un núcleo de cartílago y hueso de la rodilla del paciente y colocarlo en el tobillo”, explica el Dr. Chapman. “En muchos casos, tenemos que romper el hueso del tobillo para acceder a este”.

Sin embargo, el procedimiento de OATS puede tener complicaciones, y una recuperación más larga y dolorosa.  Pueden surgir problemas como la no unión de la osteotomía del tobillo y el dolor de rodilla.

El tratamiento artroscópico de la OCLT

El Dr. Chapman se especializa en tratamientos quirúrgicos mínimamente invasivos para lesiones crónicas y agudas de pie y tobillo, artritis de tobillo, reemplazos de tobillo, juanetes y deformidades del dedo en martillo. El último avance en el tratamiento de los casos más serios de OCLT involucra un enfoque mínimamente invasivo que el Dr. Chapman está ayudando a liderar. El procedimiento es lo más avanzado que existe, ya que incluye cámaras diminutas, incisiones minúsculas e instrumentos pequeñitos que evitan las complicaciones de la cirugía estándar.

“En lugar de romper el hueso del tobillo del paciente, extraer el defecto osteocondral y tomar un trozo de hueso y cartílago correspondiente de la rodilla, podemos hacerlo todo artroscópicamente”, explica el Dr. Chapman. “Eso significa dos pequeñas incisiones. Tenemos una pequeña cámara e instrumentos que pueden sacar el quiste o limpiar este “bache”.

Luego, el Dr. Chapman toma un injerto óseo del hueso del talón del paciente a través de una pequeña incisión, “y a través de cánulas muy pequeñas (tubos delgados), podemos rellenar el quiste con injerto óseo, y luego pondremos, lo que es esencialmente un cartílago donado en la parte superior del injerto óseo. Todo esto se hace a través de la artroscopia”.

Ya sea por medio de la cirugía estándar, los procedimientos mínimamente invasivos o los tratamientos no intervencionistas, el equipo de Baptist Health Orthopedic Care trata varios tipos de condiciones del pie y el tobillo, desde simples esguinces hasta lesiones complejas y traumáticas.

Tags: