Ante su lucha contra el Parkinson, el ex jugador estrella de los Miami Heat aboga por las demás personas que enfrentan la enfermedad

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

29 de April de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Durante sus 12 años como estrella de la NBA, el ex jugador del Miami Heat, Brian Grant, era conocido por su tenacidad y su fortaleza como power forward o centro, a veces poniendo a un lado lesiones y maniobrando su cuerpo de 6 pies, 9 pulgadas para bloquear tiros o saltando para lograr recuperaciones.

Sin embargo, sus batallas en la cancha de baloncesto se deslucen en comparación con lo que le esperaba poco después de su retiro de la NBA. Un día, un neurólogo en Portland, Oregón le dijo que tenía un comienzo precoz de la enfermedad de Parkinson (YOPD por sus siglas en inglés), lo cual ocurre en personas menores de 50 años. Él tenía 36 años en ese momento y fue diagnosticado con Parkinson de “temblores dominantes”. Sin embargo, hubo señales en sus días como jugador de lo que estaba por venir.

“Mi jornada comenzó en realidad cuando fui intercambiado a los Lakers”, recuerda el Sr. Grant. “Me di cuenta que no podía saltar con mi pierna izquierda tan bien como antes. Luego llegué a Phoenix, me retiré y atravesé por nueve meses de depresión, lo cual después supe que atraviesan muchos pacientes de Parkinson debido a la pérdida de dopamina en el cerebro. Y así fue que llegué a ese punto. Y luego me mudé a Portland en el 2008 y fui diagnosticado”.

El Sr. Grant dio una entrevista a Baptist Health en un esfuerzo por correr la voz acerca de la enfermedad de Parkinson y de los avances médicos para el tratamiento de los temblores y otros síntomas físicos, además de los trastornos no motores, los cuales pueden incluir ansiedad, depresión y problemas cognitivos. Los pacientes de Parkinson están viendo muchas mejoras en estos síntomas en Miami Neuroscience Institute y Marcus Neuroscience Institute. (Abril es el Mes de la Concientización de la Enfermedad de Parkinson.)

“Miami siempre tendrá un lugar muy especial en mi corazón”, dice él. Los recuerdos aún perduran de sus días en el Sur de Florida jugando para los HEAT, y tiene muchos fanáticos aquí. Durante su carrera con la NBA, él también jugó para los Portland Trail Blazers, los Los Angeles Lakers y los Phoenix Suns.

“Yo tengo fe…y esto es lo que me tocó vivir”

Después de su diagnóstico, el Sr. Grant se dio cuenta que su vida después de la NBA sería dramáticamente distinta de lo que él había soñado, con una carrera como comentador de televisión para la NBA.

“Yo tenía sueños y aspiraciones de ser comentador para ESPN, TNT o algo así”, dice él. “Sin embargo, vi rápidamente que esa no iba a ser una opción para mí porque no tengo la capacidad mental para presentarme frente a las multitudes temblando, y de poder reportar lo que tiene que ser reportado”.

Su destino había cambiado abruptamente a una edad temprana. “¿Saben qué? Yo tengo fe y esto estaba en manos de Dios. Y esto es lo que me tocó vivir. Y pienso que me tocó vivir esto porque Dios sabía que yo podría enfrentarlo”.

El Sr. Grant comenzaría a utilizar su nueva plataforma para ayudar a difundir el mensaje de que la enfermedad de Parkinson puede afectar a las personas jóvenes, y que las víctimas de esta insidiosa y aún misteriosa enfermedad pueden vivir vidas activas, productivas y con significado.

Después de su diagnóstico, el Sr. Grant se haría amigo de Michael J. Fox, el actor más famoso en ser diagnosticado con Parkinson a los 30 años, y con Muhammad Ali, el legendario boxeador que murió en el 2016 después de décadas de lucha con la enfermedad de Parkinson.

La Brian Grant Foundation fue establecida en el 2010. Como dice su sitio web: “Aunque no hay cura para el Parkinson, el ejercicio, la nutrición y una comunidad de apoyo pueden ayudar a manejar los síntomas, a mantener la salud en general y a prevenir otras enfermedades serias”. Y ahora el Sr. Grant es el nuevo autor de un libro que recuenta su jornada, titulado Rebound: Soaring in the NBA, Battling Parkinson’s, and Finding What Really Matters. Para las personas con Parkinson, el ejercicio y el acondicionamiento físico supervisado son vitales para mantener el equilibrio y la movilidad, o simplemente para seguir haciendo las actividades normales de la vida diaria.

“Yo sé que existe una plataforma por haber jugado par la NBA, pero esta plataforma es mucho más grande porque no solo se trata de los pacientes, sino también de los cuidadores, las amistades y la familia de las personas que viven con Parkinson”, dijo el Sr. Grant. “Escribí un libro y es una vista breve del Parkinson, pero también es el panorama de una vida entera de altas y bajas. Solo por ser diagnosticados con Parkinson no significa que no atravesaremos por otros problemas. Aún tenemos que seguir haciéndole frente a los otros aspectos de la vida. Y a veces eso puede ser difícil y a veces no nos va muy bien, pero en cualquier momento podemos levantarnos y cambiar el curso de las cosas.

Aún sigue siendo mayormente un misterio, pero el Parkinson está en aumento.

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo que afecta predominantemente las neuronas que producen dopamina en un área específica del cerebro. Su causa sigue siendo mayormente un misterio. Aunque no tiene cura, sus opciones de tratamiento varían e incluyen medicamentos y cirugía, a menudo para controlar los temblores que pueden ser debilitantes. El Parkinson en sí no es mortal, pero las complicaciones causadas por la enfermedad pueden ser serias.

Alrededor de un millón de personas viven con Parkinson en los EE.UU. y unas 60,000 son diagnosticadas cada año.

“Sabemos que muchas personas desarrollarán Parkinson más tarde en sus vidas, pero tenemos ejemplos bastante aparentes de personas que lo desarrollan más temprano, explica Justin Sporrer, M.D., Director de Neurocirugía Funcional de Miami Neuroscience Institute de Baptist Health. “El mejor conocido probablemente sea Michael J. Fox. Vemos casos en los cuales los pacientes comienzan a tener síntomas en sus treinta y sus cuarenta, y a veces antes de eso”.

Es importante que todos entiendan que hay más y más adultos menores de 50 años que están siendo diagnosticados con comienzo precoz de Parkinson y que “capturar los síntomas lo más temprano posible es importante”, dijo Sameea Husain-Wilson. D.O., directora de Neurología de Trastornos Motores en Marcus Neuroscience Institute de Boca Raton Regional Hospital, donde se especializa en trastornos motores tales como la enfermedad de Parkinson.

Hay que buscar atención médica lo antes posible

“Ver a un neurólogo de trastornos motores es muy importante porque nosotros también ayudamos con esa jornada emocional”, explica la Dra. Husain-Wilson. “Y podemos ayudar con la depresión y la ansiedad y los otros trastornos psicológicos que pueden venir con la enfermedad. Podemos ayudar a los pacientes a lidiar mejor con ellos y a desarrollar un mecanismo de adaptación para que entiendan que no están solos y que ahora tienen una nueva familia”.

El Dr. Sporrer añade que la incidencia de la enfermedad de Parkinson está aumentando significativamente en general, y “no estamos seguros exactamente por qué”.

“Puede haber factores ambientales. También puede ser una indicación de una población que envejece. De todas formas, es algo que está en aumento y un porcentaje más grande de estadounidenses tendrá que enfrentarlo”, dice el Dr. Sporrer. “Yo pienso que el papel del médico, no sólo como defensores, pero también como entidades de tratamiento, es súper importante, pero también es un esfuerzo de equipo que va desde el laboratorio, hasta los médicos, hasta los pacientes. Y trabajamos como equipo”.

El Sr. Grant ahora es parte de ese “equipo” como defensor para inspirar a las personas con Parkinson a ser lo más saludables como sea posible, a pesar de los retos físicos. La Dra. Husain-Wilson enfatiza que “se necesita un pueblo cuando se trata del manejo del Parkinson”, el cual puede incluir fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales y del habla, además de una red de apoyo de amigos, familiares y otros pacientes que también están enfrentando la enfermedad.

El Sr. Grant dice que tiene esperanzas de que los avances médicos puedan disminuir los síntomas de Parkinson hasta el punto que se pueda erradicar la enfermedad para las generaciones futuras.

“Incluso si no se descubre algo durante mi vida, yo tengo esperanzas de que el trabajo que Baptist Health está haciendo, podrá beneficiar a mis hijos, si ellos algún día sufrieran de Parkinson”, dijo el Sr. Grant. “No conozco a más nadie de mi familia que lo haya tenido, pero para mí, pensar que uno de mis hijos pueda ser diagnosticado con la enfermedad de Parkinson es algo muy abrumador”.

“No es que no lo puedan enfrentar, pero yo no quisiera que ellos pasaran por esto. Con su trabajo y las cosas que están haciendo, ustedes podrían ser los que descubrirán curas para que mis hijos nunca tengan que conocer esta enfermedad”.

Tags: , ,