¿Afecta el gluten al cerebro?

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

9 de abril de 2014


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

No hay duda, se ha hablado muchísimo acerca del gluten. Esto se debe a que muchos expertos creen que más del 50 por ciento de los estadounidenses son sensibles al gluten en cierto grado. Para estas personas, el gluten – la proteína que se encuentra de forma natural en el trigo, la cebada y el centeno – puede causar una serie de trastornos de salud que van de leve a extrema.

Por nuestro consumo excesivo de granos altamente procesados, se ha incrementado la incidencia de la enfermedad celíaca y la sensibilidad al gluten dice el Dr. Arthur Agatston, director médico del bienestar y la prevención en Baptist Health y autor de The South Beach Diet Gluten Solution. Se ha sabido que la sensibilidad al gluten puede causar síntomas tales como diarrea, fatiga, dolores de cabeza, depresión, dolor en las articulaciones, problemas en la piel y problemas de peso. También se ha vinculado a la artritis, la tiroiditis, la diabetes y todo tipo de problemas autoinmunes.

Esto puede ser una noticia sorprendente para las personas que pensaban que los problemas de gluten sólo eran gastrointestinales. De hecho, algunos investigadores sugieren que la sensibilidad al gluten interviene en enfermedades crónicas, incluso las que afectan a su cerebro, porque el gluten afecta a su sistema inmunológico.

El gluten penetra no sólo su intestino, sino a su cerebro, lo que le permite que otras proteínas entren al torrente sanguíneo también. La investigación indica que esto sensibiliza el sistema inmunológico y favorece la inflamación y la autoinmunidad. Y la inflamación, dicen los neurólogos, es la piedra angular de la demencia, incluyendo la enfermedad de Alzheimer – la forma más común de demencia y la sexta causa principal de muerte en los EE.UU., de acuerdo con la Asociación de Alzheimer.

Y así nos llega esta nueva advertencia de los neurólogos sobre el gluten: Para proteger su salud cerebral y prevenir la demencia, debe evitar el azúcar y los carbohidratos – y el gluten.

La investigación ha demostrado que los niveles de azúcar en la sangre crónicamente altos que vienen con una dieta alta en carbohidratos causan problemas de enfoque o “niebla cerebral”, y ponen a las personas en mayor riesgo de padecer de demencia. Del mismo modo, los pacientes del Dr. Agatston reportaron que desaparecía esa misma sensación de “confusión mental” cuando eliminaron o redujeron su ingesta de gluten. Un estudio que apareció en la publicación Journal of Alzheimer’s Disease en 2012 reveló que las personas que consumían mayores cantidades de carbohidratos en sus dietas tenían un mayor riesgo de demencia en un 89 por ciento.

Los científicos y médicos, entre ellos el Dr. Agatston, nos han dicho durante años que una dieta más baja en carbohidratos procesados y más alta en proteínas magras y grasas buenas es el mejor modo de mantener el azúcar en la sangre baja. Estos carbohidratos procesados, dice el Dr. Agatston, a menudo contienen gluten. Con esto en mente, se dice que, “vale la pena que todos probemos a eliminar el gluten”.

“No hay absolutamente ningún inconveniente en reducir o eliminar el gluten”, dijo. “Es completamente sano hacerlo. Incluso las personas que piensan que no son sensibles al gluten pueden descubrir que se sienten mejor y obtienen mejores resultados cuando no lo consumen. Un gran éxito es el de Novak Djokovic, quien recientemente ganó la corona del Sony Open Tennis aquí en Miami. Su ascenso al convertirse en el jugador Nº 1 del tenis en el mundo comenzó poco después de renunciar al gluten”.

Incluso antes de escribir The South Beach Diet Gluten Solution, el Dr. Agatston vio de primera mano los beneficios de dejar el gluten cuando trabajaba en su libro, La Dieta de South Beach.

“En la primera fase la Dieta South Beach no se come grano alguno para así prevenir oscilaciones en glucemia y ayudar a controlar los antojos. Por lo tanto, fue también involuntariamente libre de gluten”, dijo el Dr. Agatston. “Las personas en la primera fase de la dieta se sentían tan bien que no querían pasar a la segunda fase. Vimos padecimientos como artritis juvenil, psoriasis y migrañas desaparecer. Me di cuenta de que era la parte ‘involuntariamente sin gluten’ que fue haciendo que la gente se sintiera tan bien”.

El mensaje es el siguiente: El cerebro no está destinado al fracaso simplemente como cuestión de rutina a medida que envejece. Hay pasos que usted puede tomar hacia la prevención de la demencia. Una de las mejores estrategias dietéticas para proteger su salud cerebral es reducir el consumo de carbohidratos no vegetales, incluidos los azúcares, granos y, por tanto, el gluten, mientras que aumenta el consumo de proteínas magras y grasas saludables, dice Dr. Agatston.

Etiquetas: