A los 43 años, es sobreviviente de cáncer de seno gracias a las pruebas de rutina y a los dedicados equipos de Miami Cancer Institute

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

27 de October de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

“Soy fuerte, estoy decidida, soy feliz”. Así se describe Aliette Arner, de 43 años y madre de dos hijos. Esta maestra de educación especial tiene antecedentes familiares de cáncer de seno, y comprendió perfectamente que ella podría haber sido la próxima paciente, en cualquier momento. 

Se presentó a una mamografía rutinaria y posteriormente se le diagnosticó un cáncer de seno en etapa II. Primero completó la quimioterapia y luego se sometió a una operación en Miami Cancer Institute, donde aprovechó todos los servicios que ofrece el Centro de Apoyo al Paciente para poder volver a ser la misma de antes del cáncer. 


Aliette Arner

La madre, la abuela y la tía abuela de Arner eran todas sobrevivientes de cáncer de seno, aunque se habían sometido a pruebas genéticas negativas. Arner también había dado negativo en las pruebas. Hay una serie de genes defectuosos que pueden causar cáncer de seno. Debido a sus antecedentes familiares, se ha sometido a pruebas de detección desde los 30 años.

“Tenía que hacerme algún tipo de prueba, ya sea mi mamografía o mi resonancia magnética, en febrero (del 2020) y no me lo hice hasta junio (del 2020), así que me retrasé unos 4 meses”, recuerda ella.

Arner pudo programar una mamografía y más tarde le recomendaron un sonograma. “Vinieron a decirme que había dos manchas que habían visto y me dijeron que había que hacer una biopsia”, explica ella. El resultado fue positivo para cáncer de seno.

“Cuando me dijeron por primera vez que era cáncer, creo que… todo el mundo ve su vida pasar ante sus ojos… ese tipo de cosas. Me detuve rápidamente y me dije: Pensar así no me va a llevar a ninguna parte. Tengo ejemplos increíbles de lo que es ser una luchadora y una guerrera. Y supe que tenía que mantener un estado de ánimo positivo”, dice ella recordando ese momento.

Ella programó  una cita en Miami Cancer Institute con Gladys Giron, M.D., oncóloga quirúrgica del seno.

“Aliette llegó justo en el momento de nuestro primer aumento de COVID-19 en el 2020. Estuvo extremadamente positiva desde el momento en que entró por la puerta, eso es algo que recuerdo de ella”, dijo la Dra. Giron. 

Ella añade que Arner fue probablemente la paciente más positiva que ella ha tratado.

“Tengo 100 por ciento de confianza y fe en todo el equipo que se ha reunido para mí en Miami Cancer Institute, que ha hecho que este proceso haya sido mucho más llevadero”, dice la Arner.

El tratamiento completo: Quimioterapia, cirugía y radioterapia

Arner se sometería a quimioterapia, una mastectomía doble y radioterapia. La Dra. Girón explica que el equipo multidisciplinar del Instituto trabajó como si fueran participantes de una carrera de relevos, pasando la batuta al siguiente miembro del equipo, lo que hace referencia a sus esfuerzos especializados, pero de colaboración.  

“En el caso (de Arner), comenzamos con la Dra. Garrido (Sara Garrido, M.D.) que le administró el tratamiento”, dijo la Dra. Girón. “Una vez que terminó la quimioterapia, la batuta pasó a mí y al Dr. Salinas (Harry Salinas, M.D.). Realizamos su cirugía y la reconstrucción. De ahí pasó al Dr. Fagundes (Marcio Fagundes, M.D.) que dirigió su tratamiento de radioterapia. Todo el tiempo, tenemos a todos los demás que forman parte del equipo ayudando a coordinar cada paso”.

Arner dijo que está muy agradecida por este “sistema de apoyo”.

“”La gente me pregunta todo el tiempo cómo estoy, y estoy muy bien”, dice ella. “Estoy muy bien porque, por muy aterrador y feo que haya sido, he tenido un sistema de apoyo increíble con mi familia, con mis amigos, con mis colegas y en Miami Cancer Institute”.

Arner destaca la importancia de dedicar tiempo a recomponerse después del cáncer. “Me sometí a quimioterapia, a una mastectomía doble y a la radioterapia. Todas esas cosas tienen su efecto en el cuerpo”.

Servicios de apoyo para pacientes de cáncer

En su primera cita, le informaron sobre el Centro de Apoyo al Paciente de Cáncer de Miami Cancer Institute. Ella dice que se ha convertido en su hogar lejos del hogar. “Lo que sea. He aprovechado todo lo que el Centro de Apoyo al Cáncer tiene para ofrecer, y es un regalo poder utilizar todos sus servicios.”

La fisioterapia la ayudó con su movimiento y su amplitud de movimiento, que se han visto limitados por la radioterapia y por la mastectomía doble. También consultó con una nutricionista, un entrenador de oncología para ayudarla a recuperar la fuerza y recibió acupuntura con un especialista.

“Tengo que decir que una de las mejores cosas de Miami Cancer Institute es que todo está en su sistema, lo que hace que todo sea mucho más eficiente y eficaz”, dice Arner.

“Haberme sometido a mi examen anual fue un factor clave para que hoy esté sentada aquí, viva y sana. La detección temprana es fundamental. Poder decir que estoy libre de cáncer me hace sentir que soy invencible, que soy una guerrera, que soy una luchadora, que soy una sobreviviente.”

Tags: ,