A los 100 años, ella sobrevive un infarto cerebral, gracias al Equipo de Respuesta Rápida de Baptist Hospital, Miami Neuroscience Institute

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

20 de July de 2021


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Marian Davant es sobreviviente de un infarto cerebral, un atributo que es especialmente sorprendente cuando se toma en consideración que ella recientemente recibió un tratamiento que le salvó la vida a la edad de 100 años por parte de un equipo de Baptist Health reconocido por su rápida implementación para pacientes que llegan con síntomas de un infarto cerebral.

La Sra. Davant reside en el Palace en Coral Gables, un centro de vida asistida. Un día, su cuidadora se percató de sus síntomas que indicaban que estaba sufriendo un infarto cerebral así que llamó al 911 y notificó al hijo de la Sra. Davant, Stuart Davant, de inmediato.

“No podía mover el brazo”, recuerda el Sr. Davant al ver a su madre. “No podía mover la pierna izquierda. Estaba un poco caída. Casi no podía hablar. Sabíamos lo que estaba pasando y cuando llegó la ambulancia, en menos de un minuto dijeron, sí, tiene los síntomas”.

Cuando el equipo de rescate de la Ciudad de Coral Gables llegó a Baptist Hospital con Davant, a su hijo le sorprendió el tamaño y la preparación del equipo médico que la estaba esperando. Él no lo sabía en ese momento, pero lo que estaba observando en acción era el equipo de primera respuesta B.E.S.T. para infartos cerebrales. B.E.S.T. significa Baptist Emergency Stroke Team, un grupo de médicos, profesionales de enfermería y otros profesionales entrenados para responder lo más rápidamente posible. Eso es porque los pacientes tienen que ser tratados dentro de un período de tiempo muy corto desde el comienzo de sus síntomas para evitar los efectos secundarios debilitantes e incluso la muerte.

Gracias a una innovadora colaboración de telesalud entre Baptist Health y el Equipo de Rescate de Coral Gables, el equipo B.E.S.T. pudo evaluar los datos de la paciente y adquirir consentimiento para su tratamiento antes de su llegada a Baptist Hospital. El Departamento de Bomberos de Coral Gables fue la primera agencia de rescate en el Condado de Miami-Dade en tener una conexión directa de audio y video entre los vehículos de transporte y los especialistas médicos mientras esperan la llegada de los pacientes a las salas de emergencia de Baptist Health.

El hijo de la paciente, el Sr. Davant, recuerda: “Llegamos al hospital y había una sala dentro de la sala de emergencia…y tienen que haber habido 10 personas de Baptist Hospital ahí dentro. Había profesionales de enfermería y técnicos y el médico, y él dijo, ‘no se detengan’. La llevaron directamente a la sala de CAT scan”.

La Sra. Davant fue afortunada de haber sido diagnosticada tan rápidamente. No tenía sangrado y pudo recibir el medicamento rompe coágulos aprobado para el tratamiento de los infartos cerebrales isquémicos, los cuales ocurren cuando un vaso sanguíneo que suple sangre al cerebro se obstruye. Esto representa más de un 80 por ciento de todos los infartos cerebrales.

Miguel Melo-Bicchi, M.D., neurólogo con Miami Neuroscience Institute, parte de Baptist Health, recuenta el rápido diagnóstico de la Sra. Davant y su rápida respuesta al medicamento rompe coágulos, alteplase, también conocido como tPA, el cual previno la necesidad para una trombectomía, un procedimiento mínimamente invasivo para remover coágulos de sangre en pacientes de infarto cerebral.

“Ella fue evaluada a tiempo”, dijo el Dr. Melo-Bicchi. “Se hizo todo a tiempo. Tuvo su CAT scan. No había hemorragia. Y le administramos la alteplase. Y lo que ese medicamento hace básicamente es disolver el coágulo que causó el infarto cerebral. Se lo dimos y mejoró dramáticamente. Íbamos a mandarla a hacerse una aspiración del coágulo por trombectomía, pero se mejoró completamente. Me quedé en shock. Estaba súper contento”.

La American Stroke Association clasifica los infartos cerebrales como la quinta causa principal de muerte en los Estados Unidos. Para aumentar la supervivencia y limitar los efectos a largo plazo de un infarto cerebral, un paciente tiene hasta 4.5 horas desde el comienzo de los síntomas para recibir la alteplase, o tPA, de forma intravenosa para disolver los coágulos. Los médicos administran la alteplase a través de una línea intravenosa en el brazo, disolviendo el coágulo y mejorando el flujo de sangre a la parte del cerebro que ha sido depravada.

La Sra. Davant espera con emoción la celebración de su 101 cumpleaños con una fiesta, que no pudo hacer el año pasado por causa de la COVID-19.

“Mamá, te acuerdas cuando cumpliste 100 y no pudimos hacer una fiesta grande”, dice al Sr. Davant a su madre. “Así que tuvimos una caravana en auto. Pero para tus 101 en octubre, ¿qué quieres hacer? ¿Qué tal si hacemos una fiesta y todo el mundo viene? Toda la familia y todos tus amigos”.

“Eso me gustaría,” respondió la Sra. Davant. “Sería divertido.”

El equipo de infarto cerebral

El equipo directo de infarto cerebral de la Sra. Davant incluyó a: Miguel Melo-Bicchi, M.D., neurólogo con Miami Neuroscience Institute; Jessica Charles, R.N., interviniente de B.E.S.T.; Rita Chamoun, Pharm.D., farmacéutica clínica; Nina Cruz, R.N., coordinadora del programa de infartos cerebrales; y Jessilyn Pozo, R.N., administradora de programa dentro del sistema.

La generosidad ayuda a Miami Neuroscience Institute a seguir siendo un líder en la atención neurológica para que nuestros pacientes puedan tener excelencia absoluta en su atención de salud, cerca de casa. Para más información acerca de cómo usted puede marcar la diferencia y apoyar iniciativas en el Instituto, por favor visite BaptistHealth.net/sp/donativos

Tags: , ,