1 en 3 ¿Podría usted tener pre-diabetes?

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

21 de October de 2013


Artículos Relacionados    


This post is available in: Inglés

Al menos uno de cada tres individuos podría tener los niveles de azúcar en la sangre más altos que lo normal y tener un aumento de riesgo para desarrollar diabetes tipo 2- y a la misma vez – un mayor riesgo de enfermedad cardiaca y otras complicaciones.

Muchas personas caen en esta categoría y ni siquiera lo saben por falta de controles regulares.

“Ha habido un reconocimiento creciente de que la prediabetes es un problema enorme, pero no ha habido un movimiento nacional o suficientes iniciativas locales para educar a las personas sobre la necesidad de hacer cambios dramáticos en sus vidas”, dijo el Dr. Khurram Nasir, M.P.H. director de investigaciones para el programa de bienestar y prevención Baptist Health, así como director de la clínica cardiovascular de alto riesgo y antiguo investigador del Instituto Cardiaco y Vascular Baptist.

Los Centros de Control y Prevención de enfermedades de los Estados Unidos dicen que el 35 por ciento de los adultos en EE.UU, con más de 20 años, tienen prediabetes, mientras que el 50 porciento de aquellos con 65 años o más la tienen. Estas estadísticas están basadas en estudios hechos del 2005 al 2008.

Las cantidades se derivan de las lecturas de glucosa en ayunas, o niveles A1c. El A1c es un examen de sangre común para diagnosticar la diabetes tipo 2. Mientras más alto sea su A1c, peor es su control del azúcar en la sangre.

La mayoría de las personas están familiarizadas con los niveles de glucosa en la sangre medidas por su médico en análisis de sangre comunes después de un período de ayuno. Los niveles de glucosa en la sangre de 100-125 mg/dl (debajo de 100 se considera normal) después de un período de ayuno durante la noche o de ocho horas, pueden avisar de la prediabetes. Las personas con estos resultados tienen una glucosa en ayunas (IFG por sus siglas en inglés) deteriorada.

El límite para diagnosticar la prediabetes cambió de 110 mg/dl a 100 mg/dl hace años, lo cual contribuyó a un número creciente de pre diabéticos.

Sin embargo, el mayor factor para este crecimiento explosivo ha sido la epidemia de obesidad, mayormente el resultado de un aumento en el estilo de vida sedentario combinado con menos actividades como hacer ejercicio regularmente, dice el Dr. Nasir.

El problema comienza con nuestros hijos que ahora son menos activos por la proliferación de tecnología como juegos de video y otras distracciones digitales. A la vez, en las escuelas hacen menos énfasis en la educación física.

“Es con nuestros hijos donde vemos las señales tempranas de esta epidemia”, dijo el Dr. Nasir. “Como inicio, para detener la epidemia que la prediabetes presenta tenemos  necesidad de reconocer temprano estos asuntos, así como dedicarle esfuerzo, proponer programas que promuevan la alimentación saludable y recomendar el aumento de la actividad física”.

Para los adultos, también hay necesidad de un mayor compromiso por parte de los médicos primarios de reconocer estas señales tempranas, incluyendo una presión arterial y lecturas de colesterol altas e “iniciar la intervención en los hábitos de vida antes de que se desaten totalmente las enfermedades”, dijo.

La prediabetes con frecuencia llega acompañada por otras condiciones problemáticas, como la hipertensión (lecturas de presión arterial mayores de 130/85) y altos niveles de colesterol.

A pesar de la incidencia de la prediabetes, es importante para aquellos que son pre diabéticos saber que hay esperanza.

Los estudios han mostrado que aquellas personas que pierden peso, mejoran su dieta y aumentan su actividad física pueden evitar o retrasar la diabetes tipo 2 y, en algunos casos, recobrar la normalidad en sus niveles de glucosa en la sangre.

He aquí algunos factores de riesgo primarios para la prediabetes:

El sobrepeso. Este es un riesgo importante para la prediabetes. Mientras más grasa lleve encima – especialmente alrededor del abdomen – más resistentes están sus células a la insulina y más propenso será para la diabetes.

Inactividad. Mientras menos activo esté, mayor es su riesgo. La actividad física – aeróbicos y entrenamiento con pesas – le ayudan a controlar el peso y utilizan la glucosa como energía. Esto hace que sus células sean más sensitivas a la insulina.

Edad avanzada. El riesgo de la prediabetes aumenta según envejece. Esto puede ser porque las personas tienden a hacer menos ejercicio, pierden masa muscular y ganan peso según se ponen viejos. Pero es importante saber que los adultos mayores no solamente son el grupo de mayor riesgo para la prediabetes y diabetes tipo 2. La incidencia de prediabetes está aumentando en grupos de edades más jóvenes.

Historia familiar. El riesgo de la prediabetes aumenta si uno de los padres o hermanos tiene diabetes tipo 2.

Raza. No está claro por qué, pero las personas de ciertas razas – incluyendo afroamericanos, hispanos, indios americanos, asiáticos americanos y personas de las islas del Pacífico suelen desarrollar prediabetes.

Aquí tiene los pasos claves que puede dar si usted es pre-diabético.

1.) Esté más activo
La actividad física es una parte esencial para combatir la diabetes y ayudar a evitar la diabetes tipo 2.

El ejercicio regular puede bajar los niveles de glucosa en la sangre y disminuir la grasa del cuerpo. Los estudios han mostrado que las personas con prediabetes que pierden  el 7 por ciento  de la grasa de su cuerpo pueden disminuir su probabilidad de tener diabetes tanto como el 50 por ciento.

La Asociación Americana de la Diabetes dice que usted puede rebajar su riesgo para la diabetes tipo 2 en un 58 porciento perdiendo el 7 por ciento del peso de su cuerpo (o 15 libras si usted pesa 200). Los ejercicios moderados (como caminar a buen paso) 30 minutos al día, cinco días a la semana, son muy recomendables como punto de partida.

2.) Coma mejor
Ciertas frutas y vegetales deben ser la regla del día, especialmente la espinaca, el brócoli, las zanahorias y las habichuelas. Se recomiendan los alimentos de alta fibra así como alimentos de granos integrales en lugar de granos procesados.

Aléjese de las grasas trans que no se encuentran naturalmente en los alimentos – las añaden en muchos alimentos procesados como las papitas, galletitas, croissants, masa de pizza, muffins y muchos otros productos horneados porque son más económicas y se conservan por más tiempo.

Evite los panes, cereales de desayuno, galleticas, tortas, muffins y otros alimentos basados en granos hechos con harinas refinadas. Escoja los lácteos desgrasados como la leche, el yogur y el queso descremado. Coma carnes magras e incluya el pescado en sus comidas de 2 a 3 veces en la semana.

3.) Monitoree el azúcar en su sangre con mayor frecuencia  
Esto incluye a ver a su médico con más frecuencia una vez que le diagnostican que está pre diabético. También ayudará a rastrear sus niveles de azúcar en la sangre cada seis meses más o menos. Si usted no se encuentra bien, puede obtener refuerzo positivo de las visitas a su médico. Lo más importante es que, si no está progresando, su médico puede ayudar a regresarlo al camino adecuado.

Tags:


There are no comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *