1 de cada 5 adultos en los EE.UU. sufren de dolores crónicos, estiman los CDC

Move Down to Article

Compartir


Escrito por


Publicado

17 de septiembre de 2018


Artículos Relacionados    


Este artículo está disponible en: Inglés

Alrededor de un 20 por ciento de los adultos en los Estados Unidos viven con un dolor crónico, el cual frecuentemente limita sus actividades de placer o de trabajo, según un nuevo estudio por los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés).

Eso representa alrededor de 50 millones de personas con dolores crónicos y alrededor de 20 millones de personas (alrededor de un 8 por ciento) con “dolor crónico de alto impacto”, el cual dicen los CDC que afecta severamente la calidad de vida de una persona. El nuevo informe por los CDC es la primera evaluación por la agencia dl dolor crónico de alto impacto.

“El dolor es un componente de muchas condiciones crónicas y el dolor crónico está emergiendo como una inquietud de salud por sí solo, con consecuencias negativas para personas individuales, sus familias y la sociedad como un todo”, afirman los CDC.

Los investigadores de los CDC estudiaron datos de 33,028 adultos en el National Health Interview Survey 2016, una encuesta transversal y en persona. Ellos identificaron el “dolor crónico” como dolor que ocurre la mayoría de los días o todos los días en los pasados seis meses, y “dolor crónico de alto impacto” como dolor crónico que limita las actividades de vida o de trabajo durante la mayoría de los días o todos los días en los pasados seis meses.

Los investigadores encontraron que en ambas categorías el dolor crónico era algo más común entre las mujeres, los adultos mayores, los adultos empleados previamente pero no actualmente, los adultos que viven en la pobreza, los adultos con seguros de salud públicos y los residentes de las áreas rurales. La educación también parece ser un factor según los CDC. Ambas tasas de dolores crónicos resultaron más bajas entre los adultos que tenían por lo menos un título de bachillerato universitario, encontró la agencia.

Aumentando el problema de los dolores crónicos está la epidemia de opioides que está impactando a todo el país, la cual ha puesto a muchos de los analgésicos recetados bajo escrutinio y restricciones intensas. Como resultado, más médicos están refiriendo a sus pacientes a programas de fisioterapia.

Existen muchas causas para los dolores crónicos que requieren un análisis completo por un médico de atención primaria y por especialistas. Una enfermedad puede ser la causa subyacente del dolor crónico, incluyendo la artritis reumática, la osteoartritis y la fibromialgia. Los dolores persistentes también pueden ocurrir debido a serios trastornos de salud como el cáncer, la esclerosis múltiple, las úlceras estomacales e inclusive la enfermedad de la vesícula.

“Si usted no se siente mejor, debe ver a su médico porque sabemos que la mayoría de los esguinces y las torceduras se mejoran – un 90 por ciento de estos – en unas cuantas semanas o antes”, dijo Ronald Tolchin, D.O., director médico de Baptist Center for Spine Care, parte del Baptist Health Neuroscience Center. “Si usted no se pone mejor, hay algo más que debe ser evaluado por un profesional”.

En muchos casos sin embargo, la fuente del dolor crónico no puede ser diagnosticada tan fácilmente y eso puede crear una dimensión psicológica la cual puede añadir al nivel de incomodidad de la persona, dice Diana Solares, fisioterapeuta de West Kendall Baptist Hospital.

“Tener un dolor crónico no quiere decir que sus tejidos estén dañados”, dice Solares. “En ese punto, lo más probable es que sus tejidos ya se hayan sanado. Es que los nervios están extra sensibles a cualquier tipo de estímulo. Entender que no tiene nada dañado puede reducir la ansiedad y el temor”.

Sin embargo, para alguien que no sepa la causa de su dolor, eso puede ser algo atemorizante inclusive después de ver a un médico que no ha podido determinar la causa del dolor, añade ella. “El temor y la ansiedad pueden causar aún más dolor, como un círculo vicioso”, dice ella. “Pero si usted ha sido visto por un médico y este no ha encontrado nada, usted probablemente no tenga ninguna condición seria”.

El dolor de espalda es uno de las quejas más comunes de los que sufren de dolores crónicos – y la segunda causa más común para ir al médico después de la gripe. El desgaste de la columna vertebral con el pasar de los años puede causar condiciones tales como la degeneración de los discos y la estenosis espinal que produce dolor de cuello y de espalda. Las personas entre los 30 y los 60 años tienen más probabilidades de tener trastornos de los discos, mientras que las personas mayores de 60 años tienen más probabilidades de tener dolores relacionados con la osteoartritis.

“El ejercicio aumenta el flujo de sangre a la espalda, proporcionando el oxígeno y los nutrientes necesarios”, dice el Dr. Tolchin. “El ejercicio también fortalece los músculos alrededor de la columna, quitándole la presión a los huesos y a otras estructuras en la espalda”.

Brian Betancourt, un fisiólogo de ejercicios de Baptist Hospital South Florida, trabaja con pacientes que sufren de dolores crónicos.

“Cuando tengo a alguien con artritis que ya ha recibido el permiso de su médico y de un fisioterapista, entonces comienzo a trabajar”, dijo el Sr. Betancourt. “Yo esencialmente les escojo ejercicios que no requieren alta destreza y que son de actividad física moderada y ejercicios que puedan hacer cómodamente. Lo más importante para ellos es aumentarles la confianza para poder volver a ponerse en movimiento”.

Etiquetas: ,